icon

El ejército gobernó por medio siglo y el intento de democracia llegó en un contexto de profundos conflictos étnicos. Estados Unidos pide que se libere a los líderes pero el espectro político es más complejo.

El ejército de Myanmar derrocó al gobierno democrático, arrestó a líderes civiles, limitó Internet y canceló vuelos internacionales.

icon

No hay argumentos de peso para la denuncia de fraude electoral en Bolivia, pero sí el resentimiento de dirigentes sociales y políticos de la región hacia el regreso al poder del Movimiento Al Socialismo -al que creyeron expulsado para siempre-, y un renacimiento de ideas bastante peligrosas, unas de conseguir apoyo de Jair Bolsonaro en Brasil -que tendrá sus propios problemas en los días posteriores a Donald Trump- o jaquear al próximo gobierno de Luis Arce con una sucesión de conflictos que comienzan con el paro cívico vigente hoy 05/11. Por lo tanto, sucede la paradoja que el Comité pro Santa Cruz no está defendiendo la democracia sino apostando a un golpe institucional. Cabe preguntarse qué hará el futuro Presidente. En este contexto, hay algo positivo: cualquier regreso de los viejos dirigentes del MAS, Evo Morales incluido, será para peor. Delirios como los de la Coordinadora Nacional en Defensa de la Democracia (Conade), pidiendo milicias armadas, sólo pueden terminar erosionando más a Arce.

Imagen de un corte de ruta bloqueando las comunicaciones viales en Bolivia.

icon

Franklin Pareja cuestionó el proceder de los partidos opositores al MAS por permitir que intereses corporativos, regionales e incluso personales se interpongan en la formación de una alianza sólida que pueda derrotar al masismo. “Estas conformaciones políticas anteponen intereses corporativos de la agroindustria, la banca el sector de la construcción y otros; anteponen intereses regionales entre oriente y occidente; y por último, anteponen intereses personales porque hablan de unidad a partir de su auto referencialidad, es decir a partir de sí mismos”. Sostuvo que el único candidato con posibilidades de hacerle frente al MAS es Carlos Mesa.