icon

Los arenavirus no se trasmiten tan rápido como las infecciones respiratorias. Al igual que la COVID-19, esta enfermedad tiene un origen zoonótico. 

Se registraron 5 infectados el año pasado, de los que 3 murieron. Actualmente no hay un brote activo.