icon

CVS y Walgreens son las dos principales cadenas de farmacias del país y las primeras en iniciar la colocación de dosis fuera de hospitales y centros sanitarios. En algunos estados no se habilitaron farmacias pero sí supermercados como Walmart y Sams Club.

Hasta ayer se habían distribuido alrededor de 63 millones de dosis en Estoados Unidos y ya se aplicaron más de 43 millones.

icon

El gobierno de USA denunció a Walmart por haber sido parte necesaria de la crisis de opioides en todo el país al ignorar las advertencias de sus propios farmacéuticos de que la cadena no estaba configurada adecuadamente para detectar recetas de analgésicos en violación de las regulaciones federales.

En su demanda, los abogados del Departamento de Justicia de USA afirman que los ejecutivos de Walmart establecieron un sistema que transformó a sus 5.000 farmacias en uno de los mayores proveedores del país de analgésicos opioides que son extremadamente adictivos.