icon

La medida se autorizó a comienzos del año pasado e impactó directamente en las inversiones "limpias". Los empresarios planean judicializarla, en plena crisis climática mundial.

La energía eólica representa un porcentaje marginal dentro del conjunto de generación energía eléctrica de Argentina, con aproximadamente el 0,4% del total en 2015.

icon

La pandemia de COVID-10 detuvo el avance de la industria de energías limpias en los países emergentes. Los inversores prefirieron volcarse a mercados del "primer mundo".

Las energías renovables son opuestas a las originadas en combustibles fósiles, dado que se basan en el uso de recursos naturales tales como el sol, viento, agua o la biomasa vegetal o animal.

icon

La Royal Dutch Shell (Compañía Real Neerlandesa Shell, en neerlandés, Koninklijke Nederlandse Shell) es una empresa de hidrocarburos anglo-neerlandesa creada en 1907 por la fusión de la Real Compañía Neerlandesa de Petróleos y la Compañía Shell Transport and Trading Company Ltd., para competir contra la estadounidense Standard Oil. El petróleo era el gran tema de la economía del siglo 20. El petróleo se preparaba para reemplazar al patrón oro como palanca de las monedas importantes, como el dólar. Pero hoy día, el petróleo está en retroceso, y eso impacta en las petroleras. Ya ocurrió con BP, que decidió reconvertirse hacia las energías limpias. Ahora el debate llegó a Shell.

Ingeniero químico Bernardus Cornelis Adriana Margriet van Beurden, CEO de Royal Dutch Shell plc. Parece un hombre dubitativo sobre el futuro. En la foto con Mauricio Macri, en Davos 2016.