icon

Con capital nacional y europeo, ayer se celebró la finalización de la segunda fase de la obra con música y danzas típicas. La primera la había inaugurado la gestión de Evo Morales hace dos años.

Ubicada en Ancotanga (Oruro) tiene la capacidad de producir 100 megavatios.

icon

El agua salada pasa por un tubo cubierto con una lámina de aluminio, allí se absorben las sales y sale del sistema convertida en dulce. La creación es de investigadores australianos y podría ser la solución para millones que viven sin acceso al recurso.

El sistema utiliza poca energía y renovable. Además, es barato y no requiere productos químicos durante el proceso.

icon

Unos ingenieros de la Universidad de Cornell han descubierto que las obleas fotovoltaicas en los paneles solares con estructuras de perovskita superan a las células fotovoltaicas hechas de silicio cristalino de última generación, así como a las células en tándem de perovskita-silicio, que son células apiladas que absorben mejor la luz.

Para que la energía solar realmente explote, debe abandonarse el silicio.