icon

La enfermedad está ligada al sobrepeso y la obesidad. A su vez, los varones con estas condiciones tienen bajas concentraciones de la principal hormona sexual masculina. Investigadores australianos evaluaron un tratamiento bajo este enfoque.

Los hombres con sobrepeso u obesidad suelen tener concentraciones bajas de testosterona, por lo que se asocian con un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

icon

Los experimentos solo se han probado en ratones pero abrieron puertas hacia nuevos objetivos terapéuticos para pacientes de riesgo. El informe se publicó en el Journal of Experimental Medicine (JEM).

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, es decir que el sistema inmunológico ataca por error a las células beta pancreáticas, cortando la producción de insulina.

icon

La diabetes tipo 2 abarca el 90% de todos los casos de la enfermedad. El sobrepeso u obesidad es la principal causa y un reciente estudio demuestra los efectos que generan pequeños cambios en el estilo de vida.

En todo el mundo más de 463 millones de personas tienen diabetes y se estima que la mitad de todos los enfermos no tienen diagnóstico y tampoco llevan un buen control glucémico.

icon

Mañana es el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad padecida por más de 5 millones de personas en Argentina. "Los hábitos saludables son el mayor desafío porque la medicación es lo más sencillo", según la doctora Gómez Martin de la Sociedad Argentina de Diabetes. 

En todo el mundo más de 463 millones de personas tienen diabetes y se estima que la mitad de todos los enfermos no tienen diagnóstico y no llevan un buen control glucémico.

icon

La investigación se publicó en la revista Cell Reports Medicine. Los hallazgos abren nuevas vías de estudio para explorar si hay relación entre la enfermedad y el SARS-CoV-2.

Normalmente el cuerpo aumenta el nivel de azúcar en sangre al consumir alimentos y bebidas. Luego el páncreas produce la insulina que permite que las células accedan a este azúcar. Pero la diabetes es una condición de salud crónica que afecta la forma en que el cuerpo de una persona transforma los alimentos en energía. Estos pacientes no hacen un buen uso de la insulina (tipo 2) o no producen suficiente (tipo 1).

icon

La investigación arrojó nuevas pistas sobre la capacidad de un lípido llamado 12-HETE para reconstruir la comunicación cerebro-intestino, alterada en pacientes con la enfermedad. 

Los intestinos recibieron el nombre de "segundo cerebro" porque funcionan de forma autónoma, sin tener que recibir necesariamente órdenes del cerebro. Además incluyen el 70% de las células inmunes del cuerpo y la mayor parte de la serotonina. Por este motivo los intestinos están directamente relacionados al estrés y el estado de ánimo.

icon

El 80% de las personas con diabetes tienen sobrepeso u obesidad en Argentina. Ambas enfermedades son parte del grupo de Enfermedades Crónicas no Trasmisibles, responsables del 80% de las muertes prematuras en el país. La doctora Alicia García da una serie de sugerencias al respecto, en el contexto de la Campaña de Concientización de Patologías Crónicas y Agudas en Pandemia.


"Hace 20 o 30 años no existía la diabetes tipo II en jóvenes, pero hoy en día vemos chicos de 8 años obesos que tienen el diagnóstico. Y lo triste es que son personas que, aprendiendo a comer, bajando de peso y haciendo ejercicio pueden retrotraer esos genes que le manifestaron la enfermedad en edades tempranas" (Alicia García, medica especialista en Nutrición, miembro directivo de la Sociedad Argentina de Diabetes).

icon

Se publicó en el Boletín Oficial de hoy. Responde a la evidencia internacional que sitúa a personas con obesidad en desventaja frente a la COVID-19. 

La lista de grupos de riesgo ahora incluye: personas con enfermedades respiratorias crónicas, con enfermedades cardíacas, con insuficiencia renal crónica, diabéticas, con inmunodeficiencias, pacientes oncológicos y trasplantados, con certificado único de discapacidad, o con obesidad.

icon

Aunque ya se sugería, una investigación confirmó los daños que puede generar la práctica de moda en pacientes no sanos. 

icon

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires difundió un informe en su página web titulado "Los alimentos ultraprocesados y su relación con la obesidad", y explicó que "l consumo excesivo de alimentos ultraprocesados perjudica la alimentación saludable y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles."

"Es fundamental reducir los alimentos ultraprocesados en nuestra dieta y optar por cocinar y comer en casa. Esa la mejor manera de garantizar buenos nutrientes en la alimentación."

icon

Tres de cada diez americanos tienen más riesgos de tener una manifestación grave de la COVID-19 a causa de enfermedades subyacentes como diabetes, enfermedad renal, hipertensión y tuberculosis.