icon

La investigación es auspiciada por la Organización Mundial de la Salud. Evaluará la relación entre salud mental, coronavirus y otras variables influyentes como la genética y el ambiente.

Unas de las principales hipótesis de la investigación es que la infección por SARS-CoV2 tiene secuelas neuropsiquiátricas crónicas.

icon

Se descubrió un nuevo indicador que agrava el deterioro cognitivo y también se avanzó hacia un test preventivo con 89% de exactitud que solo requiere una muestra de sangre.

A causa de la enfermedad de Alzheimer, las conexiones cerebrales y células se degeneran y mueren. Este problema deviene en pérdidas de memoria y dificultades en otras funciones mentales importantes. A pesar que no tiene cura, existen medicamentos y tratamientos que pueden mejorar y atrasar los síntomas.