icon

La organización adelantó que las 500 hectáreas se destinarían a un proyecto de conuntry. Además exige al gobernador Gustavo Saenz que aplique la Ley de Bosques y no permita su concreción. 

"El interés inmobiliario parece no tener freno y el gobernador Gustavo Saenz mira para otro lado", afirma Greenpeace.