icon

Las investigaciones son aún incipientes y deben corroborarse, pero las conclusiones son similares en varias partes del mundo. El bebé no se contagia aunque sí recibe cierta inmunidad.

En las 127 mujeres embarazadas que abarcó una investigación, no se encontró viremia detectable en la sangre materna o del cordón, ni hubo evidencia de transmisión vertical.

icon

Los resultados de un estudio de tres años señalaron que los peores indicadores de depresión, ansiedad y estrés prenatal están vinculados a déficits cognitivos y neuronales del niño. 

La investigación incluyó a 50 mujeres embarazadas escaneadas entre enero de 2016 y abril de 2019.

icon

La evidencia todavía no es concluyente, aunque sí esperanzadora. El hecho ocurrió en Singapur y tanto la mamá como su hijo están en buen estado de salud. 

De acuerdo a la OMS, las embarazadas con COVID-19 tienen más probabilidades de dar a luz prematuramente. Además, 1 de cada 4 bebés de mujeres con el virus fue ingresado en una unidad neonatal, si bien faltan datos sobre las causas. Con todo, las tasas de mortalidad prenatal y neonatal son bajas.

icon

El objetivo de la efeméride de educar sobre los riesgos y las mejores formas de sobrellevar un parto antes de término. En el país, 20 bebés nacen prematuros al día.

Se dice que un niño es prematuro cuando nace antes de haberse completado 37 semanas de gestación.

icon

La campaña #PorMásLactarios busca concientizar sobre la importancia de crear sitios adecuados para que las madres no interrumpan la lactancia materna a pesar de estar en espacios laborales.

Diseño ideal de un lactario según la compañía Philips Avent.

icon

El miedo al contagio de COVID-19 y las dificultades para desplazarse por falta de transporte público son las principales causas de la reducción de la vacunación y de las consultas pediátricas.  

En los primeros seis meses los bebés deben recibir 11 vacunas. En su conjunto previenen enfermedades como la tuberculosis, hepatitis B, meningitis, difteria, tos convulsa, tétanos, Haemophilus influenzae tipo b, polio, infección grave por rotavirus, influenza y enfermedad por meningococo.

icon

El microorganismo que infectaba a los recién nacidos estuvo presente en el centro de salud por dos años seguidos. Sucedió en Vernona, Italia, y los padres iniciaron una denuncia. 

Aparentemente por dos años seguidos la bacteria Citrobacter koseri se encontró en una de las canillas de agua de la Unidad de Cuidados Intensivos.

icon

Las bebés tienen el mismo sexo y mismo grupo sanguíneo. Lo más llamativo del caso es que de una misma placenta se alimentan las tres, aunque cada una en su saco amniótico. 

Los marplatenses Giuliana Salvo y Facundo Quinto serán padres a principio de octubre de las tres bebas.