icon

A muchos de los focos ígneos, como los de Córdoba y del Delta, es muy difícil acceder por tierra. Por eso, el control del fuego depende de la disponibilidad de vehículos aéreos.

Según la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (Fearca) las empresas agroaéreas están distribuidas en todo el país y representan más de 200 bases de operación. Cada una de ellas cuenta con la infraestructura necesaria, provisión de agua y combustible para colaborar en incendios.

icon

La industria de la aviación está probando combustibles alternativos, ya sea el hidrógeno o la electricidad, y ya aparecen los prototipos que no utilizan el querosene tradicional llamado JP1. Es el caso de Airbus, con 3 aeronaves experimentales propulsadas por el gas más abundante del universo, el hidrógeno.

Vicepresidente de Airbus, Glenn Llewellyn: “Hace 5 años, la propulsión de hidrógeno ni siquiera estaba en nuestro radar como una vía viable de tecnología de reducción de emisiones. Hoy, estamos entusiasmados con el potencial que ofrece el hidrógeno en términos de reducción de emisiones disruptivas”. El CEO de la compañía, Guillaume Faury: “Es un momento histórico para el sector de la aviación comercial en su conjunto y tenemos la intención de desempeñar un papel de liderazgo en la transición más importante que esta industria haya visto jamás”.

icon

2 cazas J-20 de China fueron vistos en la base aérea de Hotan en la región de Xinjiang. En tanto India ha desplegado 5 nuevos Rafales en Ladakh, según informes de los medios: enorme tensión y cada país muestra sus garras.

El Chengdu J-20 Mighty Dragon durante una exhibición en el 2018 Zhuhai Airshow.