icon

Las nuevas tecnologías de movilidad se fundan en los principios de reducción de emisiones de dióxido de carbono. También prometen eficiencia energética pero hay dudas acerca de si finalmente son beneficiosas.

Uno de los 23 temas más buscados en Google en este 2020 fueron los autos eléctricos Tesla, de Elon Musk.

icon

Los orígenes del S&P 500 se remontan a 1923 cuando la empresa Standard & Poor's introdujo un índice que cubría 233 compañías. El índice, tal como se lo conoce hoy en día, fue formulado en 1957 al extenderse a las 500 compañías más grandes de USA.

En 2017 Elon Musk se propuso un logro difícilmente factible: que cuando llegara 2020 habría logrado fabricar 1 millón de vehículos eléctricos. Y lo anunció en marzo 2020.

icon

El periodista de The Verge, Andrew J. Hawkins, manejó un Polestar 2, de Volvo, con buenas conclusiones. Sin embargo es importante informarle que Volvo ("Yo Ruedo", en latín) fue fundada en 1927 por el ingeniero Gustav Larson y el economista Assar Gabrielsson, ambos suecos. Pero, luego de varias transferencias, es una empresa de capitales chinos. En 2010, el control pasó a Geely Automobile, que en 2015 compró Polestar, para producir vehículos eléctricos que compitan con marcas como Tesla Motors. Esto hace mucho más interesante todo, en medio de la furia de Donald Trump, y muchos otros líderes estadounidenses, contra China.

Las compañías de automóviles quieren mantener a las grandes empresas de tecnología a distancia para evitar que aprovechen los lucrativos flujos de datos de los clientes que entran y salen de sus vehículos. Pero Volvo calcula que si deja que Google se oculte, probablemente pueda vender más coches. A partir del próximo año, la compañía sueca comenzará a agregar Android Automotive al resto de su línea y alentará a los desarrolladores a crear aplicaciones personalizadas.

icon

Cuando los estadounidenses que decidan votar se encuentren llegando a las urnas electrónicas -aunque se espera una inusual cantidad de electores sufragando por correo a causa de la pandemia-, ya estará disponible en el mercado, comenzando por Texas, el K27, el vehículo eléctrico más barato: US$ 12.999, cuya preventa comienza el 18/08 y puede reservarse con apenas US$ 100. La estadounidense Tesla será muy promisoria pero el audaz Elon Musk puede convertirse en el Lee Iacocca del siglo 21 (Chrysler contra los japoneses en los años '80).

Kandi 27 intenta demostrar que los autos eléctricos no son más caros: precio de US$ 19.999 con el subsidio estatal por auto eléctrico en US$ 12.999 que en California serán US$ 10.00, una combinación entre Mini Cooper y Smart forfour.

icon

En un artículo publicado en la revista Nature Energy en junio, investigadores de la Universidad Carnegie Mellon proyectan el comportamiento potencial de los autos sin conductor en ciudades y suburbios. Encuentran que ciertos aspectos de la autonomía agotan las baterías de los automóviles, pero los ajustes inteligentes de software y hardware deberían hacer que las flotas de automóviles autónomos que funcionan con baterías sean muy posibles.

Jaguar I-Pace, la preferencia de Alphabet / Google.