icon

El dolor primario crónico suele tratarse con ibuprofeno, paracetamol o aspirinas pero prácticamente no hay evidencias de su efectividad.