icon

La solución a estos problemas se produce al equilibrar el pH interior del estómago, ya que el malestar se origina cuando el ácido clorhídrico pasa al esófago. 

Determinados alimentos y hábitos provocan reflujo y acidez. Ante esto eliminar lo antes posible el consumo de: tabaco, café, alcohol, frutas cítricas, tomate, picantes, cebolla, ajo y medicamentos como la aspirina o el ibuprofeno.