icon

Ingenieros santafesinos utilizaron una herramienta computacional para recrear cómo se comporta el aire al contaminar un colectivo. En síntesis, es mejor evitar toser, estornudar y hasta hablar.

El uso del tapabocas genera una distribución similar del virus pero a menor velocidad y con distancias más cortas de propagación.