icon

u24news había considerado muy relevante el artículo del sociólogo Alex Hanna -investigador científico principal del equipo de IA Ética, de Google- y Meredith Whittaker -profesora de investigación de Minderoo en NYU, que ayudó a liderar la organización laboral en Google- acerca del despido de Timnit Gebru, del equipo de inteligencia artificial de Google, publicado en la revista Wired. Hanna y Meredith habían deslizado la creación de un sindicato para los trabajadores de tecnología, abriendo un debate inédito, al menos en USA. Ahora, The Vergue afirma que se encuentra en marcha un intento de sindicalización en Google.

Trabajadores de Google en una escena muy buena para el marketing corporativo pero todo indica que también hay otra visión de la empresa desde los propios empleados.

icon

"La salida de Timnit Gebru, de Google, expone una crisis en la inteligencia artificial", afirma una nota de la revista Wired. Gebru, ex investigadora de inteligencia artificial en Google, es una de las pocas mujeres negras en el campo. Todo indica que ella fue expulsada por un memorando que escribió pidiendo o la suspensión o la anulación de una tecnología de inteligencia artificial que consideró que vulneraba ciertos límites éticos. El debate emergente provoca interrogantes acerca de la inteligencia artificial si no tiene parámetros éticos. El artículo fue escrito por el sociólogo Alex Hanna -investigador científico principal del equipo de IA ética de Google- y Meredith Whittaker -profesora de investigación de Minderoo en NYU, que ayudó a liderar la organización laboral en Google-. Una propuesta central que realizan es la creación de un sindicato para los trabajadores de tecnología, abriendo un debate inédito, al menos en USA.

Timnit Gebru es una investigadora en la inteligencia artificial que en Google era un 'rara avis': mujer, negra e independiente.

icon

Los trabajadores tecnológicos que abandonan el Área de la Bahía de San Francisco para trabajar de forma remota en medio de la pandemia se enfrentan a una nueva realidad: los recortes salariales, en parte porque pierden beneficios. Sin embargo, al trasladarse a localidades de costo de vida más barato, mejoran su poder adquisitivo. Interesante la conclusión de Katherine Bindley y Eliot Brown para Bloomberg.

Un ejemplo de lo que representa Silicon Valley, en California (USA), en términos corporativos y de empleo.

icon

El desarrollador de software Kevin Lacker probó GPT-3, la más reciente versión de un sistema de lenguaje de inteligencia artificial desarrollado por la empresa de software OpenAI LP, en Silicon Valley. El sistema aún no es público, pero provocó una tormenta en los círculos tecnológicos cuando OpenAI les dio acceso a investigadores y desarrolladores seleccionados para que pudieran observarlo y comentar: asombrosa y sin precedentes habilidad para responder preguntas de trivia, generar largos pasajes de texto coherente, diseñar aplicaciones de software simples y hasta ofrecer recetas para una mejor dieta. Algunos expertos piensan que emerge técnica llamada IA ​​neuro-simbólica. Aplicada a la industria de los medios de comunicación, por ejemplo, puede resultar terrible.

La nueva inteligencia artificial intentará aplicarse, por ejemplo, a la industria de los medios de comunicación.