icon

La investigación es auspiciada por la Organización Mundial de la Salud. Evaluará la relación entre salud mental, coronavirus y otras variables influyentes como la genética y el ambiente.

Unas de las principales hipótesis de la investigación es que la infección por SARS-CoV2 tiene secuelas neuropsiquiátricas crónicas.

icon

Los resultados de un análisis de 12 años señalan que la probabilidad de muerte prematura es 6 veces mayor entre quienes tuvieron un diagnóstico de depresión, en comparación con quienes no lo recibieron.

El análisis incluyó a 1,5 millones de niños, dentro de los cuales más de 37 mil tuvieron al menos un diagnóstico de depresión entre los 5 y 19 años. La investigación terminó cuando tenían entre 17 y 31 años.