icon

En el Senado estadounidense, demócratas y republicanos están empatados en 50 y desempata la vicepresidenta Kamala Harris. Es una coyuntura muy difícil, una mayoría mínima y frágil. La situación quedó al desnudo horas atrás con una hospitalización del senador Patrick Lehay, y sin duda será un tema a seguir con mucha atención cuando lleguen las grandes votaciones en el Legislativo.

Un problema leve de salud del senador Patrick Leahy (Demócrata por Vermont) puso en emergencia al oficialismo estadounidense.

icon

El Partido Demócrata reúne a sectores moderados y otros más virulentos en el enfoque sobre el capital financieo, las compras 'apalancas', las emisiones de deuda, la concentración de negocios y la presión impositiva. Resultará muy interesante evaluar quién gana y quién pierde, cómo Joe Biden intenta conceder a cada uno algún rol en lo que viene para no perder legisladores pero permitir que la economía retome impulso productivo y no sólo sea un casino en Wall Street.

Sherrod Campbell Brown es el senador sénior de Ohio, por el Partido Demócrata. Antes fue Representante. En el Senado, él fue presidente de la Subcomisión de Agricultura sobre el Hambre, Nutrición y Granjas Familiares; y del Subcomité Bancario sobre Política Económica. También es miembro del Comité de Finanzas, de la Comisión de Asuntos de Veteranos, y el Comité Restringido de Ética. A partir de enero de 2015, Brown se convirtió en el miembro demócrata de mayor rango en el Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos. Sherrod Brown apoya el plan de Warren y será el presidente del Comité Bancario del Senado. Él ha prometido una legislación dirigida a la industria.

icon

Los demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock ganaron las 2 elecciones de 2da. vuelta del Senado en Georgia, dando a los demócratas el control del Senado dy facilitando el camino para los nombramientos y la agenda legislativa del presidente electo Joe Biden, que contempla la modificación de una cantidad de legislaciones que impulsó Donald Trump.

Warnock derrotó a la senadora republicana Kelly Loeffler, mientras que Ossoff ocupó el asiento que ocupaba el exsenador republicano David Perdue, cuyo mandato expiró durante el fin de semana. El nuevo Senado se dividirá en partes iguales entre los 2 partidos, 50 a 50, y desempatará la vicepresidenta electa Kamala Harris.

El control democrático del Senado significa que Biden tiene una cámara más amigable en la que adelantar nominaciones judiciales, elecciones de gabinete y legislación sobre Covid-19, cambio climático e infraestructura. 

Aún así, Biden debe navegar entre los demócratas de centro, incluido el senador Joe Manchin, de West Virginia; y Kyrsten Sinema, de Arizona, vs. los progresistas, incluido el senador de Vermont, Bernie Sanders, un independiente cercano a los demócratas. 

Los republicanos moderados, tales como la senadora Susan Collins, de Maine, podrían desempeñar roles decisivos en la negociación.

Victoria sin festejo

Las victorias de Warnock y Ossoff coincidieron con un motín dentro y fuera del Capitolio de USA, donde el Congreso se reunía para confirmar la victoria del presidente electo Joe Biden. 

Un grupo de partidarios del presidente saliente Donald Trump también se reunió frente al Capitolio, en Georgia, y el condado de Fulton suspendió el escrutinio de las boletas en forma preventiva, dijeron funcionarios del condado.

Si bien los demócratas de Georgia lograron las anheladas victorias dobles que le dieron a su partido el control del Senado de los Estados Unidos, no pudieron festejar a causa del caos en WDC.

En el caso de Georgia, el desafío ahora es ganar la Gobernación que todavía mantiene el Partido Republicano.

En el Capitolio de WDC, los partidarios del presidente Donald Trump interrumpieron a los legisladores, tal como esperaba Trump, quien les pidió que fuesen hasta el Legislativo a "animar" a los legisladores que rechazan aceptar la decisión del Colegio Electoral, y solo les dijo que se retiraran después de que hubo 1 muerto.

Los republicanos dijeron que su impugnación de los resultados electorales le había costado al partido 2 escaños en el Senado.

“Resulta que decirles a los votantes que la elección está amañada no es una buena manera de atraer a sus votantes”, dijo el senador de Utah Mitt Romney, antiguo antagonista de Trump.

El senador de Dakota del Norte, Kevin Cramer, dijo que el mensaje de Trump no fue "útil" y que su partido debería haberse notificado de que la política de Georgia estaba cambiando.

"El senador Perdue había hecho sonar esa alarma durante al menos 2 años", agregó.

La situación

Las victorias demócratas fueron impulsadas por una comunidad de votantes negros movilizada, una afluencia de nuevos residentes de estados más liberales y años de organización para convertir el estado republicano confiable en uno políticamente competitivo.

Trump afirmó que la carrera de Georgia estuvo plagada de fraudes, lo que obligó al también republicano y secretario de Estado Brad Raffensperger a defender una elección que había supervisado. Los intercambios cada vez más amargos entre ellos "no fueron constructivos, una distracción total" que socavó los esfuerzos de participación de los votantes republicanos en las elecciones, dijo Tanenblatt.

Mientras tanto, los republicanos se encuentran divididos. Las turbas enojadas pro-Trump hacen que los próximos pasos sean aún más turbios, dijo Eric Tanenblatt, un estratega republicano de larga data en Atlanta, que fue presidente en Georgia del conservador PAC (es un mecanismo de recaudación de fondos) American Crossroads este año.

"El problema es que tuvimos esta guerra civil en nuestro partido después de las elecciones del 3 de noviembre", en las que Biden derrotó a Trump en Georgia por unos 12.000 votos de los 5 millones emitidos, dijo. Las airadas protestas harán que la reconciliación sea mucho más difícil, predijo.

“Este es solo un ejemplo más de la interrupción que están causando el Presidente y sus leales seguidores”, dijo. "Es repugnante ver algunas de las cosas que veo en la televisión", dijo. “Necesitamos curarnos. Necesitamos avanzar."

Los candidatos demócratas al Senado de los Estados Unidos, Raphael Warnock, izquierda, y Jon Ossoff, derecha, participan en un sorteo de alimentos en Atlanta, Georgia, el 24 de diciembre de 2020.

icon

Axios es un sitio web de noticias e información estadounidense fundado en 2016 por el cofundador de Politico, Jim VandeHei, el excorresponsal de la Casa Blanca de Politico, Mike Allen, y el exfuncionario de la web Politico, Roy Schwartz. Entre los productos de Axios se encuentran las investigaciones que realiza para HBO. En este caso, una de Bethany Allen-Ebrahimian y Zach Dorfman, del Instituto Aspen, financiado por fundaciones como Carnegie Corporation, Rockefeller Brothers Fund, Gates Foundation, Lumina Foundation y Ford Foundation con una junta directiva de líderes de la política, el gobierno, los negocios y el mundo académico.

Izq. arriba, Christine Fang con el entonces concejal de la ciudad de Dublín, Eric Swalwell, en un evento estudiantil de octubre de 2012; foto sin fecha de Fang, con el ahora ex alcalde de Fremont, Bill Harrison, y la representante Judy Chu; Fang con el entonces representante Mike Honda y el entonces concejal de la ciudad de San José, Ash Kalra, en un evento de marzo de 2014 en la Embajada de China en Washington DC. Fuentes: Renren, Facebook, Axios.

icon

El general del ejército Lloyd J. Austin III es la propuesta del equipo de Joe Biden para liderar el Pentágono, según el anticipo de la web Politico. Pero esto ha generado un intenso debate puertas adentro del Partido Demócrata: ¿No es un cargo para un civil? ¿Acabo Joe Biden está haciendo lo mismo que se criticó en Donald Trump?

El general Lloyd Austin III se retiró en 2016, con 41 años de servicio, y se unió a la junta directiva de Raytheon Technologies, uno de los contratistas más grandes del Pentágono.

icon

Joe Biden y Elizabeth Warren, 2 visiones contradictorias de los demócratas.

icon


El presidente electo Joe Biden eligió a Ron Klain como su jefe de gabinete de la Casa Blanca, quien fue un asesor de muchos años y llamado 'zar del ébola' en los días del presidente Barack Obama. Es una señal clara que de su prioridad es dar una respuesta eficiente al problema que plantea el nuevo coronavirus, tanto en lo sanitario como en lo económico. Un dato muy interesante en días de Corte Suprema de Justicia posiblemente conservadora. Klain supervisó las nominaciones judiciales de Bill Clinton y fue quien el equipo que ganó la confirmación de la recientemente fallecida Ruth Bader Ginsburg, ícono de la despenalización del aborto. 

Ron Klain escuchando a Barack Obama.

icon

Donald Trump aclaró: “No sé quiénes son los Proud Boys (...) quizás sean quienes sean, deben retirarse". 

El Presidente agregó que "siempre había denunciado cualquier forma" de supremacía blanca.

Los comentarios de Trump se produjeron cuando los legisladores republicanos en el Capitolio expresaron su desaprobación a los dichos del Presidente en el Legislativo.

Tim Scott, el senador republicano de Carolina del Sur y el único miembro republicano negro de la cámara alta, dijo a los periodistas en el Capitolio que pensaba que el presidente "se había equivocado".

Debería haber dejado muy claro que no hay lugar para personas de extrema izquierda o de extrema derecha.

El representante Tom Cole, de Oklahoma, un legislador republicano veterano y nativo americano, dijo en una entrevista que Trump debería denunciar a los Proud Boys y otros grupos extremistas en un lenguaje claro.

“Todo lo que tiene que decir es, 'No hay lugar para la intolerancia racial en este país', y sea muy contundente al respecto”, dijo Cole.

Antes del debate, los asesores habían tratado de preparar a Trump para una pregunta sobre la supremacía blanca, y le señalaron que Biden había hecho de la lucha contra la violencia racista del tipo que estalló en Charlottesville un tema central de su candidatura. 

Los esfuerzos de preparación no dieron resultado, y algunos asesores de Trump fueron sinceros en privado en que su actuación intimidante recordó cómo manejó las reuniones informativas con los reporteros sobre el coronavirus la primavera pasada, en su detrimento político.

El control del Senado

Los republicanos controlan el Senado, pero las encuestas de opinión recientes muestran que su mayoría puede ser vulnerable. Por ejemplo, Susan Collins, de Maine; y Martha McSally, de Arizona, van muy por detrás de sus rivales por márgenes significativos.

Collins dijo que Trump debería condenar "absolutamente" la supremacía blanca, pero dijo que tanto el Presidente como Biden eran culpables de lo sucedido: "Creo que la interrupción de ambos lados, los insultos, fue muy impropio".

Mitt Romney, el senador republicano de Utah, respondió: "Por supuesto", cuando le preguntaron si Trump debió condenar a los supremacistas. Romney, un ex candidato presidencial, rompió con su partido al votar por el juicio político a Trump a principios de este año

Ben Sasse, el senador republicano de Nebraska, calificó el debate como un "espectáculo de mierda", mientras que Lisa Murkowski de Alaska dijo que fue "horrible". Shelley Capito, de West Virginia, dijo que la noche fue "dura".

Mike Rounds, el senador republicano de Dakota del Sur, dijo que el presidente "debería haber sido muy claro" sobre los supremacistas blancos. "Debería haber dejado muy claro que no hay lugar para personas de extrema izquierda o de extrema derecha", agregó.

Doug Heye, un estratega republicano, dijo que el desempeño del Presidente corría el riesgo de alienar a los votantes moderados, especialmente a las mujeres con educación universitaria en las áreas suburbanas, que son vistas como un bloque de votantes crucial tanto en la carrera presidencial como en las contiendas del Senado y la Cámara de Representantes.

“No hay nada de lo que vimos anoche que hubiera convertido a una votante mujer o una votante suburbana de indecisa a votante de Trump, o de votante de Biden en indecisa”, dijo Heye. “El comportamiento [del Presidente] y... algunas de las cosas que dijo... apaga a esos votantes... si usted es el candidato al Senado o a la Cámara en una carrera difícil, eso sólo hizo que sus desafíos fueran aún mayores".

Heye, un veterano de la política de Carolina del Norte, señaló a Thom Tillis, el senador republicano en funciones en el estado sureño, como un legislador cuyo intento de reelección podría verse dañado por el debate de Trump.

Desafío formidable

Tillis se enfrenta a un desafío formidable del demócrata Cal Cunningham, que lidera por seis puntos, según un promedio de Real Clear Politics de encuestas de opinión recientes.

Tillis dijo que "la supremacía blanca o cualquier organización que sea antagónica debería ser condenada 24 horas al día, 7 días a la semana".

Incluso los aliados más cercanos del Presidente cuestionaron si Trump había sido demasiado agresivo durante el debate.

Chris Christie, el ex gobernador republicano de Nueva Jersey que ayudó al Presidente a prepararse para el debate, dijo a ABC News que Trump había sido "demasiado caliente" en su enfoque.

"Puedes entrar y decidir que quieres ser agresivo, y creo que eso fue lo correcto para ser agresivo, pero eso fue demasiado caliente", dijo Christie, y agregó: "Con todo el calor, pierdes la luz".

Algo más...

Con la mayoría del Senado en juego y los republicanos de la Cámara en riesgo de hundirse más en la minoría, los líderes del partido instaron a Trump a hacer más en los próximos debates para pregonar sus logros en materia de impuestos, jueces y política exterior de una manera que pudiera hacer que el partido sea aceptable para los votantes en el centro político.

“Si la 'ama de casa suburbana' de la que sigue hablando es realmente el asunto, es difícil pensar que no fue al revés con ella”, dijo el ex gobernador Bill Haslam de Tennessee.

Los republicanos admitieron que no sería fácil frenar a Trump, cuyo enfoque de la política está impulsado en gran medida por sus instintos y agravios personales, y una profunda aversión a criticar a cualquiera que tenga entre sus admiradores, ya sea el presidente Vladimir V. Putin de Rusia, el ex candidato al Senado Roy S. Moore de Alabama o seguidores de la teoría de la conspiración QAnon en línea.

Otros republicanos estaban desesperados no solo por su partido y sus perspectivas en noviembre, sino por el país después de un debate que sentían que representaba un punto bajo en la historia política estadounidense.

Senadores republicanos

icon

4 líderes republicanos prominentes se unirán al senador demócrata Bernie Sanders en el escenario virtual durante la 1ra. noche de la Convención Nacional Demócrata, que intenta mostrar una amplia coalición de apoyo a Joe Biden. 

El republicano John Kasich ya anunció que votará por Joe Biden.

icon

Kamala Devi Harris fue la 1ra. mujer negra en ser elegida fiscal de distrito en California, la 1ra. mujer en ser fiscal general de California, la 1ra. senadora estadounidense de origen indio, y ahora, la 1ra. mujer negra y 1er. asiático-estadounidense candidato a vicepresidente en una lista con posibilidades.

Kamala Devi Harris, KDH.

icon

Kamala Devi Harris es una abogada y política estadounidense, senadora por el Partido Demócrata de California desde 2017, ex 27ma. Fiscal de Distrito de San Francisco de 2004 a 2011, y luego ex32da. Fiscal General de California de 2011 a 2017. El 11/08/2020, Joe Biden, el candidato demócrata a la Presidencia, anunció que la senadora Harris le acompañaría como candidata a la vicepresidencia en las elecciones presidenciales de noviembre.

Después de graduarse en 1981,Kemala Harris se especializó en ciencia política y economía en la Universidad Howard en Washington, D.C. Ella fue miembro del equipo de debate y se unió a la hermandad Alpha Kappa Alpha. En 1989 regresó a California donde obtuvo el Juris Doctor (J.D.) del Hastings College of the Law de la Universidad de California y fue admitida en la Asociación de Abogados del Estado de California en 1990. Ella decidió no trabajar en el sector privado sino en la Fiscalía de Distrito Adjunta en el Condado de Alameda, California porque quería estar «en la mesa donde se toman las decisiones».