icon

A China le seduce el control. Está en la esencia del Partido Comunista Chino, con o sin Revolución Cultural. Sólo cambiaron las formas. El Estado no sólo debe ser omnipresente sino también omnisciente. El concepto reaparece con la convocatoria a Beijing de Jack Ma Yun, el muy exitoso emprendedor de Alibaba, y que ahora prepara la mayor salida a Bolsa: el fintech Ant Group, que puede superar a la empresa estatal petrolera Saudi Aramco. A Chine le preocupa los medios de pago y la banca electrónica digital, capaz de escapar al control del Banco Popular de China. Por lo tanto, en vez de admirar el éxito de Ant Group, los burócratas chinos llamaron a Jack Ma a que explique el modelo y lo condicionaron, aún a riesgo de poner en aprietos la megaoperación de salida a Bolsa tan bien preparada por el emprendedor. Pero hay algo muy grave acerca de lo que deberían meditar las autoridades del PCCh tan afectas a planes quinquenales: la banca china convencional es frágil, lenta, quizás perezosa, con riesgos de insolvencia en muchos casos, y eso es culpa de la superintendencia del Banco Popular de China. La banca digital naciente en China se muestra mucho más creativa, eficiente y dinámica. ¿Por su éxito posible eso hay que regularla, frenarla, castigarla?

No sólo la Reserva Federal tiene terror tanto a las Fintech como a las criptomonedas. El Banco Popular de China quiere poner límite anticipado a la capitalización bursátil de Ant Group, no vaya a ser que tenga éxito....