icon

Su primera reacción fue tirarse al piso porque sintió el ruido como de una bomba cercana. Hoy, afirma, los libaneses están abocados a limpiar las calles y prevé que el descontento hacia el gobierno irá en aumento.