icon

Tras la unificación de los reinos del Hiyaz y del Nechd, el nuevo reino unificado fue denominado, en 1932, «El Reino Árabe de los Sauditas", y el fundador del reino fue Abdelaziz bin Saud, de la dinastía Al Saud.​ El origen de la monarquía se remonta a Saúd ibn Muhámmad ibn Muqrin. Es una monarquía absoluta islámica cuyo rey es Salmán bin Abdulaziz, quien designó a un príncipe heredero, Mohamed bin Salmán. La familia está cargada de denuncias de corrupción y de violencia contra quienes discrepan. Lo más grave es que los recursos petrolíferos no fueron aplicados a generar una dirigencia capacitada para el mundo pospetrolero. En tanto, como forma de cohesión sociocultural, mantienen un apego a formar muy ortodoxas del Islam suní, que no deja de producir tonterías cada día, que bloquean los intentos de Mohamed bin Salmán por mostrar que el modernismo llegó al reino.

Según Amnistía Internacional y los familiares de Loujain al-Hathloul, en la cárcel ella sufrió tortura, abusos sexuales y otros malos tratos como periodos de reclusión en régimen de aislamiento.

icon

Bradley Hope y Justin Scheck han presentado un libro impresionante. titulado "Blood & Oil: Ruthless Quest for Global Power de Mohammed bin Salman (Sangre y Petróleo: La despiadada búsqueda de poder global de Mohammed bin Salman)", editado por Hachette Books. Ud. ya puede comprar el libro en Amazon. El contenido es terrible acerca del príncipe heredero saudí, no solo asesino sino un personaje sin límites. En este caso, el problema es Twitter. La revista Wired publicó un compacto del capítulo sobre Twitter:

Ex empleado de Twitter y persona muy peligrosa, Ali Alzabarah.