icon

El Tribunal Especial de las Naciones Unidas para el Líbano (STL) condenó a Salim Ayache, un miembro de Hezbollah de 57 años, a cadena perpetua por participar en el asesinato en 2005 del ex primer ministro libanés Rafik Hariri. Pero Ayache fue juzgado en ausencia: sigue prófugo y Hassan Nasrallah, secretario general de Hezbollah, se ha negado a entregarlo, junto con otros 3 acusados ​​que fueron absueltos. "El señor Ayache participó en un acto de terrorismo que provocó una masacre", dijo el juez David Re al TSL, con sede en Leidschendam (Holanda). Su papel fue "decisivo en el éxito del ataque", añadió. “La gravedad de los delitos es tal que exigen la pena máxima. Los delitos son de tal gravedad que muy pocas circunstancias pueden considerarse atenuantes que puedan reducir la pena correspondiente”, continuó David Re. En la Argentina una pregunta: ¿Hubiese sido un procedimiento aceptable en el caso del atentado contra la AMIA?

Saad Hariri es un empresario y político libanés, desde el 22/10/ 2020 es el 1er. Ministro de Líbano, cargo que ya ocupó en otras 2 ocasiones, la última de diciembre de 2016 hasta enero de 2020 cuando dimitió por las protestas ciudadanas iniciadas en octubre de 2019. Es hijo del asesinado Rafik Hariri y la iraquí Nidal Bustani. Es líder del partido Movimiento del Futuro desde 2005. Se le considera alineado con Arabia Saudita, Francia y USA.

icon

El primer ministro suplente y ministro de Defensa, Benny Gantz, envió una carta al primer ministro Benjamin Netanyahu pidiéndole que convoque al consejo que puede aprobar la construcción de nuevas viviendas en Judea y Samaria. Curiosamente, Hazbollah y Hamas terminan coincidiendo con el ministro de Defensa, Benjamían Gantz, en la necesidad de derribar, por diferentes motivos, los acuerdos de USA / Israel / Emiratos, conocidos el 13/08.

Benny Gantz quiere el apoyo de los 'colonos' aún cuando suponga apoyar sus excesos.

icon

El presidente francés Emmanuel Macron presentó en Líbano 2 opciones, antes de regresar a París: o implementan reformas, y la ayuda internacional vital fluirá en abundancia, o las puertas a la asistencia se cerrarán de golpe, y el liderazgo político puede ser blanco de sanciones. Ahora, que elijan.

Emmanuel Macron en Beirut.

icon

Luego de recibir a Mauricio Macri y familia, el presidente francés Emmanuel Macron regresó a Beirut, capital del Líbano, para exigir a los políticos locales que promulguen las reformas exigidas por quienes promueven prestarle dinero al país en default, como paso previo a liberar la ayuda financiera. Su presencia en Libano marca un límite a Hezbollah, tal como también intenta imponer la autoridad maronita.

Al volver a Beirut, Emmanuel Macron desafía el liderazgo libanés de Hezbollah.

icon

El primer ministro libanés, Hassan Diab, y su gabinete dimitieron el lunes bajo la presión de las protestas que han buscado derrocar al liderazgo político del país tras la explosión mortal de la semana pasada que devastó gran parte del centro de Beirut. “Me propuse combatir la corrupción, pero descubrí que la corrupción es más grande que el estado”, dijo Diab en un discurso televisado. “Declaro hoy la renuncia de este gobierno. Dios bendiga al Líbano". Beirut se encuentra muy conmocionada por protestas en los últimos días, con miles de personas exigiendo justicia por los más de 150 muertos en la explosión que ocurrió cuando un incendio en un almacén encendió un alijo de productos químicos , destruyó una franja del centro de la ciudad de la capital, incluidas miles de hogares y negocios, el puerto de Beirut y gran parte del famoso distrito de vida nocturna de la ciudad.

El primer ministro Hassan Diab, a la derecha, entrega su renuncia al presidente Michel Aoun en el palacio presidencial en Baabda, Líbano.

icon

El 1er. ministro libanés, Hassan Diab, solicitará una elección parlamentaria anticipada en un intento por desactivar la crisis que se agrava tras una devastadora explosión en el puerto de la capital. Hasta 10.000 manifestantes se habían reunido en la Plaza de los Mártires de Beirut y algunos arrojaron piedras a la policía, según informes y publicaciones en las redes sociales. Al menos 728 heridos quedaron luego de los enfrentamientos con las autoridades en la capital libanesa. Los manifestantes culpan a la élite dominante del país por la explosión que arrasó Beirut, matando a más de 150 personas e hiriendo a unas 6.000.

Horcas en la Plaza de los Mártires, Beirut: La amenaza es concreta.

icon

La carga de nitrato de amonio que explotó en Beirut (Líbano) había sido confiscada del buque MV Rhosus, confirmó el Consejo Supremo de Defensa del Líbano. Aquel transporte marítimo ingresó al puerto de Beirut en septiembre de 2013 a causa de dificultades financieras y se le prohibió continuar su viaje. Eran 2.750 toneladas métricas de nitrato de amonio rumbo a Mozambique, pero se detuvo en Beirut debido a dificultades financieras. Los problemas de la empresa naviera habían creado disturbios con la tripulación rusa y ucraniana. Una vez que amarró en el muelle de Beirut, el barco nunca más salió del puerto, según el Director de Aduanas del Líbano, Badri Daher, a pesar de sus reiteradas advertencias de que la carga era el equivalente a "una bomba flotante".

El croquis de CNN demuestra cómo la explosión afectó inclusive al palacio presidencial del Líbano y el aeropuerto de Beirut, que se encuentran en el extremo opuesto de la ciudad.

icon

Hasta 300.000 personas en Beirut se han quedado sin hogar después de la explosión que arrasó el martes 04/08 una gran parte de la capital libanesa, dijo el gobernador de la ciudad, Marwan Abboud. Líbano es una ex colonia francesa que tuvo días esplendorosos como centro financiero de Medio Oriente, antes de las guerras étnico-religiosas y el conflicto entre Israel y palestinos. Para colmo, luego llegó la guerra sin tregua entre Israel y los pro iraníes de Hezbollah. El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que irá a Beirut, y con 2 aviones cargados de socorristas franceses y ayuda aterrizarán el miércoles 05/08.

El nitrato de amonio es una sustancia cristalina inodora utilizada como fertilizante pero que, cuando se combina con fuelóleos, crea un potente explosivo ampliamente utilizado en la industria de la construcción, y también por grupos armados como los talibanes para dispositivos explosivos improvisados.