icon

La inestabilidad política en Perú, que en abril va a las presidenciales, juega en contra. Un banquero, un ingeniero civil, un agrónomo y finalmente un ingeniero industrial han estado al frente de la Nación en el último mandato, bueno, finalmente es un decir porque en Perú no se sabe. Ahora, a 3 meses de las elecciones, la presidencia podría ser ocupada por el exarquero de fútbol George Forsyth, quien le viene atrapando los intentos de gol a Keiko Fujimori.

George Forsyth se mantiene arriba en las encuestas presidenciales de Perú con 17%. Aunque hay muchas dudas entre los votantes, el exarquero de fútbol le va ganando el juego a Keiko Fujimori. Sin embargo, en el país donde hubo 4 presidentes en 5 años, el escenario es inesperado. Detalles del sondeo. Foto: Depor

icon

Tal como en otras ocasiones, Keiko Fujimori luce con posibilidades en el inicio de la campaña presidencial, aunque en esta ocasión tiene a George Forsyth arriba. Entonces, han comenzando las dificultades, en este caso porque ella dijo, por 1ra. vez, que si gana indultará a su padre Alberto, y si pierde se lo pedirá a quien haya ganado. Entonces, le arrojaron, sin piedad, al archivo de sus propias palabras. La conclusión que ella tendrá que contrarrestar: "Excongresistas de Fuerza Popular recuerdan que la candidata presidencial consiguió desaforar a su hermano para que sea enjuiciado por la supuesta compra de votos a cambio de la excarcelación de Alberto Fujimori. Afirman que siempre se opuso al indulto porque temía que su progenitor le arrebatara el liderazgo del fujimorismo." Es inevitable que la fotografía familiar de la paz restaurada en la familia Fujimori es lo único que podría rescatar a Keiko del incendio.

Los hermanos Fujimori viven de tiempo atrás una relación tensa, de disputas y desencuentros. Keiko perdió por un margen muy cerrado las elecciones presidenciales frente a Pedro Pablo Kuczynski pero reclamaba el liderazgo del clan. Desde diciembre de 2017, el tono de la discusión se elevó. El punto de no retorno fue la declaratoria de indulto a Alberto Fujimori, que llegó luego de que 10 congresistas de Fuerza Popular, el partido que dirige Keiko, se abstuvieran de votar en un plenario para destiruir al presidente PPK, acusado por mentir acerca de su relación con Odebrecht. Estos 10 congresistas fueron liderados por Kenji, y fue una derrota política para Keiko. Esta desobediencia llevó a que el partido Fuerza Popular expulsara a Kenji. Luego circuló en las redes y los principales medios de comunicación un video en el que aparecía Kenji Fujimori aparentemente ofreciendo dádivas del gobierno a los congresistas que se abstuvieron del voto. Él se defendió indicando que se trataba de un video fuera de contexto y manipulado.