icon

En una de sus últimas declaraciones antes de fallecer en un accidente, el banquero Jorge Horacio Brito defendió su perspectiva de una recuperación de la economía en forma de K. No en V ni en L. La K no fue una referencia política sino una lectura estricta de ciertas previsiones macroeconómicas. Justo en Madrid se publica una nota titulada: "De la crisis del Covid se sale en forma de K: quién coge el palo bueno y el malo".

La K será, en definitiva, el camino que tomarán los ganadores y quienes resulten perdedores de la pandemia en esa bifurcación que dibujan su brazo al alza y su pata, a la baja.