icon

"¿Se aplicará la Sputnik V?" Es la consulta que le habrían hecho a quienes tienen familiares en los geriátricos, y no por capricho de la residencia, sino por petición del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, por una cuestión organizativa. Recordemos que la ANMAT todavía no ha aprobado la aplicación de la vacuna rusa en personas de la tercera edad, no así Rusia. Sería inminente su autorización.

Todavía con recelo sobre la Sputnik V y su aplicación en las personas de la tercera edad, en los geriátricos porteños habrían consultado a los familiares de los adultos residentes si se le aplicará, o no, la vacuna rusa. La pregunta responde a fines organizativos y no a la vacunación como tal, ya que en Argentina aún está frenada la vacuna rusa para este grupo, aunque ya hay trascendidos sobre su cercana aprobación por parte de la ANMAT.

icon

El mundo conocía hace tiempo que su población anciana aumenta, ¿cuáles fueron las prevenciones? Miles de millones de dólares se destinan a la industria de gerontología ¿dónde quedó todo eso el día que comenzó el covid-19? Son preguntas inevitables ante la devastación que ha provocado la pandemia entre los ancianos. El costo de Covid-19 en Occidente ha afectado a una población vulnerable más que a cualquier otra: los residentes de hogares de ancianos. Una revisión del The Wall Street Journal de datos de más de 2 docenas de países con importantes instalaciones para el cuidado de ancianos muestra que tales instituciones están vinculadas a más de 33% de las muertes por Covid-19, aunque por lo general albergan a menos del 2% de la población. Estos países vincularon al menos 233.000 de las 641.000 muertes totales de Covid-19 a hogares de ancianos y otros sitios de cuidado de ancianos a largo plazo. Solo en USA, el número de muertos relacionado con estas instalaciones supera los 125.000. Si en el 1er. Mundo ha ocurrido esta cadena de desaciertos, ¿qué quedará para la periferia?

Covid-19 ha sido particularmente devastador para los ancianos residentes de centros de atención a largo plazo, que representan pequeñas fracciones de la población en general pero una gran proporción de muertes por coronavirus.