icon

Sectores conservadores y religiosos se oponen al proyecto que afectaría a entre 10 y 15 niños al año, de acuerdo al ministro de Sanidad del país neerlandés. 

Hasta el momento, la práctica era legal para mayores de 12 años y para bebés menores a un año, pero existía un vacío legal en las edades intermedias.