icon

Berat Albayrak es el yerno y heredero del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. Por ese motivo su renuncia como ministro de Finanzas llama la atención más allá de las finanzas.

Berat Albayrak y Recep Tayyip Erdogan.

icon

Cuando Donald Trump rompio la tradición de casi 200 años, y como Presidente llegó a la Iglesia Episcopal de San Juan, al otro lado de la calle en Washington DC, a posar y no a orar, Daniel Burke, el editor de Religión en CNN, afirmó "Las fotografías de Trump no se refieren a la piedad. Son sobre el poder". Algo similar podría decirse acerca del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, clamando a Alá en la Basílica Santa Sofía (Hagia Sophia), reconvertida o recuperada como mezquita. Burke aquella vez afirmó: "La sesión fotográfica de Trump plantea otra pregunta para los cristianos estadounidenses: ¿quieren un presidente que blandiera la Biblia como un arma, o alguien que realmente la lea?". Y la pregunta es válida para Erdogan: ¿Habrá leído alguna vez el Corán el jefe de Turquía, tan necesitado de recuperar imagen y electores como su par estadounidense? Ambos apelan a inventarse un 'volver a las raíces' para sobrevivir en la política.

Musulmanes rezando frente a Hagia Sophia en dirección a La Meca. Para algunos musulmanes, Hagia Sophia siempre estuvo vinculada al Islam. La leyenda dice que cuando la cúpula se derrumbó a fines del siglo VI coincidió con el nacimiento del profeta del Islam, Mahoma, y ​​solo fue reparable con la adición de su saliva al cemento.