icon

Camille Kouchner, académica y profesora de Derecho Privado, puso fin a tres décadas de secreto con la publicación de unas memorias desgarradoras que han sacudido a la unida comunidad de intelectuales de París con un escándalo de abuso, esta vez relacionado con el crimen de incesto. El hombre acusado es Olivier Duhamel, un destacado analista político que aparecía regularmente en televisión y que recibía anualmente a destacados políticos y pensadores en su casa de verano en Sanary-sur-Mer en el sur de Francia en la década de 1980.

Camille Kouchner, intelectual francesa que decidió contarlo todo.

icon

La Marcha por las Libertades fue convocada por el comité Stop la Ley de Seguridad Global, compuesto de sindicatos, asociaciones de periodistas y organizaciones de derechos humanos, entre otros. “Sin imágenes difundidas por la sociedad civil, la violencia policial quedará impune. No queremos una sociedad donde el Estado puede ver con drones y cámaras peatonales sin ser visto”, señaló su manifiesto. Más de 130.000 personas, según el Ministerio del Interior, 500.000 según los organizadores, marcharon el sábado 28/11 hasta la madrugada del domingo 29/11 en un centenar de ciudades de Francia contra el proyecto de ley "seguridad global" y "violencia policial", y ocurrieron durísimos enfrentamientos, especialmente en París pero no sólo en París. El artículo más controvertido del proyecto es el 24, que prevé penas de hasta 1 año de prisión y 45.000 euros de multa por difundir imágenes de policías o gendarmes que estén reprimiendo pero esa difusión sea con la intención de dañarles.

Inicialmente, la protesta fue pacífica, y obviamente muy fundamentada ya que ese proyecto de ley de Emmanuel Macron es una falta de respeto a la prensa.

icon

Una prueba de virginidad es el procedimiento para determinar si una mujer es virgen, es decir, si nunca ha tenido relaciones sexuales. La prueba tan machista consta de una inspección del himen, dando por hecho que solo puede romperse como resultado de un coito. Países del Islama, India y naciones africanas insisten con esa práctica que condenan Amnistía Internacional y otras organizaciones humanitarias. El presidente Emmanuel Macron se encuentra dispuesto a prohibirla en Francia. 

Modelo de un certificado de virginidad que sigue concediendo en ciertos países con el difuso argumento de respetar a las minorías y sus prácticas culturales.