icon

Más de 100.000 trabajadores sanitarios turcos han recibido su dosis inicial de una vacuna contra el coronavirus producida en China mientras Turquía se embarca en su programa de inmunización total. La decisión de seguir adelante con la vacuna china se produjo incluso después de que investigadores brasileños dijeron que sus ensayos habían mostrado una tasa de eficacia de apenas 50%.

Joko Widodo, presidente de Indonesia, recibiendo la vacuna china CoronaVac, que también se produce en Brasil.