icon

Dinamarca es el principal país productor de visones, animales altamente susceptibles a infectarse y desarrollar mutaciones del virus que causa la COVID-19.

Las autoridades danesas decidieron sacrificar 15 millones de visones por el riesgo que representan ante nuevas mutaciones del virus pandémico.

icon

La Organización Mundial de la Salud denominó Cluster 5 a la nueva cepa de Sars-coV-2 que apareció en las granjas de visones en Dinamarca. Frente al problema, el gobierno danés sacrifica millones de ejemplares por prevención. 

Los visones son especies criadas para utilizar sus pieles y convertirlas en prendas de ropa. En la pandemia varios países decidieron sacrificar millones de ejemplares porque trasmiten la COVID-19 y hay peligro de que impulsen mutaciones desconocidas.