icon

Arabia Saudita y sus 3 países aliados -Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Baréin-, restablecieron relaciones con Catar. En su momento, el cuarteto acusó a Doha de, entre otras cosas, apoyar a grupos terroristas y estar demasiado cerca de Irán, acusaciones que Qatar ha negado constantemente. En verdad, los saudíes intentaron derrocar a la Casa Real catarí, o bien someterla. Por ese motivo Al Jazeera, que refleja las opiniones de Doha, afirmó: "Si bien la decisión saudí marca un hito importante en la resolución de la crisis del Golfo, el camino hacia la reconciliación total está lejos de estar garantizado. La brecha entre Emiratos y Catar se ha profundizado, con grandes diferencias ideológicas." Es interesante conocer cómo lo evalúan desde Israel, y notar que el enfoque que se defiende es el de Emiratos Árabes Unidos, hoy día un aliado de Israel.

Jared Kushner, abrazado por su suegro, Donald Trump.

icon

Representantes del gobierno afgano y de los talibanes dijeron en Doha (Catar) que habían llegado a un acuerdo preliminar para avanzar en conversaciones de paz. Se trata de su 1er. acuerdo escrito en 19 años de guerra, informó Al Jazeera. El acuerdo establece el camino a seguir para que los negociadores escalen más allá de un alto el fuego.

Líderes talibanes. Los talibanes (en pastún, «estudiantes»)​ son una facción política-paramilitar fundamentalista islámica sunní de Afganistán. Fundado por veteranos de la guerra de Afganistán contra la invasión de la exUnión Soviética, el movimiento talibán sigue una doctrina islámica basada en interpretaciones estrictas, con el fin de combatir el «libertinaje», de las sociedades occidentales. Gobernó el país desde 1996 hasta 2001. Se ha reagrupado desde 2002. Es una confederación tribal que según USA tiene su sede se encuentra en o cerca de Quetta, Pakistán, y recibe apoyo de Pakistán e Irán, aunque estos lo niegan.

icon

Desde que Arabia Saudí organizó un boicot contra Catar, Irán ganó un interlocutor regional importante. Ahora, Donald Trump, quien mucho se ha esforzado por consolidar los intereses israelíes en la política exterior estadounidense, intenta reconciliar a Arabia Saudí e Israel y a Arabia Saudí y Catar, para así aislar aún más a Irán antes de marcharse de la Casa Blanca. Para ello, Trump envía a su yerno, Jared Kushner, a Catar y Arabia Saudí, según Axios.

Jared Kushner recibiendo un abrazo de su suegro, Donald Trump.

icon

Normalizar las relaciones con Israel "no puede ser la respuesta" al conflicto israelí-palestino, dijo un funcionario de Catar, y agregó que Doha no se unirá a otros estados del Golfo Pérsico en el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel. El dato es importante porque, por 'default', no habrá frente unido contra Irán, que es la apuesta de fondo. La decisión de Catar condiciona a Arabia Saudita, hoy día su adversario regional, cuya inclusión en el acuerdo es un objetivo central de Donald Trump e Israel. 

Tamim bin Hamad Al Thani y Donald Trump: Diálogo pero cada uno tiene sus intereses. Notable la decisión de Catar de no ceder ante la presión estadounidense, preservando su rol regional y el liderazgo de los palestinos, que han perdido Egipto, Jordania y Arabia Saudí. Se ignora cuánto le sirve eso a Catar pero son cuestiones que dirimen los liderazgos en Medio Oriente. Catar sigue siendo, entonces, un interlocutor de Irán, Irak y Siria.

icon

Al-Jazeera es un canal de televisión fundado en 1996 por el gobierno de Catar y financiado por la familia real catarí, aunque se afirma que ahora logró autosustentabilidad económica. Es el principal canal de noticias del mundo árabe y expresa la visión de Catar, hoy día enfrentado a Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. Es interesante saber cómo ven el acuerdo entre EAU e Israel, USA mediante:

La geografía ayuda, a veces, a profundizar el análisis de los acontecimientos.