icon

Salvatore Mancuso es un ex asesino paramilitar y narcotraficante, pero para USA lo más importante es que ejecutó tareas importantes para Washington DC en la destrucción de Pablo Escobar, quizás de Fidel Castaño, y en la guerra contra las FARC. Por lo tanto, merece la extradición a Italia y no a Colombia: un descanso europeo. Casi en simultáneo, otro colombiano, Alex Nain Saab Moran, sin la sangre derramada por Mancuso ni participación en el narcotráfico ni el volumen económico-financiero que amañó el líder de las AUCE (Autodefensas Unidas de Colombia), sí es prioritario que termine sus días en una cárcel estadounidense. Sucede que es un confidente de Nicolás Maduro -testaferro, le llaman los opositores venezolanos- y entonces, el mismo Presidente que tuvo en su grupo de confianza a Paulo Mananfort y Steve Bannon, levanta cargos que obviamente son en muchos casos incomprobables (tal como ocurrió en casos muy conocidos, desde Huawei, el 5G y TikTok hasta la famosa 2da. invasión a Irak) pero para USA hay delincuentes buenos y delincuentes malos. Ahora sí vamos a las noticias. 

Empresario farmacéutico de Cabo Verde, Fernando Gil Alves.

icon

Otra vez USA vs. Venezuela, que en el siglo 21 luce tan intensa como USA vs. Cuba en la 2da. parte del siglo 20. Washington DC nunca pudo derrocar a los de La Habana pero se propone lograrlo con los sudamericanos. Cuba fue sostenida por la ex URSS y su continuidad jurídica, la Federación Rusa, es la que sostiene a Venezuela. El round en disputa se refiere al empresario Alex Saab Morán, que USA lo quiere en una prisión propia para convertirlo en 'arrepentido' y Venezuela lo reclama en libertad como nexo de negocios comestibles con Irán. En el medio, arde Troya. Mejor dicho, el Atlántico, donde está ubicado el país insular Cabo Verde.

Jorge Carlos Fonseca, presidente de Cabo Verde: "No recuerdo haber recibido tantas llamadas, llamadas de jefes de Estado extranjeros, sin embargo, para estar seguro de que el caso se manejará de acuerdo con las normas vigentes de un Estado de Derecho democrático, lo dejo en manos de la Justicia”.