icon

¿Un escándalo para ocultar otro escándalo? La cuestión de fondo es el dinero para los pobres gastado en viviendas de lujo en Londres, Reino Unido. Pero parece que el Vaticano ha decidido ocultar esa historia en otra. Así fue como llegó a los medios Cecilia Marogna, 39 años, quien recibió 500.000 euros durante 4 años que, según ella, lo aplicó a tareas de consultoría en África y Oriente Medio: gastos de viaje, pago de informantes y gastos imprescindibles para proteger las nunciaturas apostólicas y misiones religiosas de posibles secuestros o acciones terroristas. Marogna, originaria de Sorso, Sassarese, Cerdeña, es el rostro visible de la empresa Logsic, con sede en Ljubljana, Eslovenia; recibió el dinero de monseñor Alberto Perlasco por orden del cardenal (ahora sin cargo) Giovanni Angelo Becciu, y ahora fue detenida por pedido del Vaticano a las fuerzas de seguridad italianas.

Cecilia Marogna, una detención para ocultar los escándalos financieros vaticanos.