icon

La ruptura de negociaciones para una fusión entre BBVA y Sabadell fue por falta de entendimiento en el precio, provocando ahora conjeturas sobre cuál será el destino de los fondos obtenidos por BBVA con la venta del negocio de USA y qué hará Sabadell. El departamento de Análisis de Bankinter cree que es improbable que la entidad catalana presidida por Josep Oliú pueda continuar en solitario. Sabadell dice que se propone desarrollar un nuevo plan de negocios, enfocado en el mercado doméstico, vendiendo TSB, su filial británica.

Carlos Torres, presidente de BBVA, y Josep Oliu, presidente de Sabadell.

icon

BBVA ava por el Sabadell, luego de vender su filial de USA para financiar la integración sin ampliar capital. Según el diairo elEconomista, de Madrid, BBVA contrató a JP Morgan y el estudio jurídico Garrigues para estudiar una integración con el banco de origen catalán (due diligence). La operación, con la que el mercado lleva especulando desde finales de verano, también es revisada por Goldman Sachs y Uría Menéndez, contratadas por el Sabadell para abordar su futuro. BBVA ha confirmado las conversaciones respaldado por su consejo de administración. Algunas casas de análisis venían aconsejando a BBVA que se desprendiera de su franquicia estadounidense para crecer en otros mercados.

Carlos Torres, el jefe del BBVA, redefiniendo la estrategia del banco.

icon

PNC Financial Services Group, Inc. es un holding bancario estadounidense y una corporación de servicios financieros con sede en Pittsburgh, Pennsylvania. Su subsidiaria bancaria, PNC Bank, opera en 21 estados y el Distrito de Columbia con 2.459 sucursales y casi 10.000 cajeros automáticos. PNC Financial Services compra la división estadounidense del español BBVA por US$ 11.600 millones

Reenfocando: BBVA no pudo con USA, y la pandemia llama desde España.

icon

Los consejos directivos de CaixaBank y de Bankia, reunidos este jueves 17/09, han aprobado el acuerdo de fusión de ambas entidades. El encuentro ha durado más de 4 horas, avalando lo acordado por la ministra de Economía, Nadia Calviño, y el presidente de La Caixa, Isidro Fainé. La operación es un canje de acciones que valora Bankia en torno a los 4.200 millones de euros a través de una ampliación no dineraria que realizará CaixaBank. La valoración de Bankia es 30% superior al día en que se anunciaron las negociaciones pero muy inferior a los 24.000 millones que se inyectaron en el rescate de 2012 a través de la ayuda pública.

El 74% de la nueva entidad estará en manos de los accionistas del banco catalán. Su mayor accionista, Criteria (controlado por la Fundación La Caixa) pasará de tener el 40% de CaixaBank al 30% de la nueva entidad. El Estado que controla el 62% de Bankia, se quedará con el 16% de la nueva entidad. El Gobierno cree que ahora podrá recuperar gran parte de los 24.000 millones de dinero de los contribuyentes que están en el balance del nuevo N°1 en España. El frente Unidos Podemos, socios de Gobierno, se opuso a la venta de Bankia porque abogaba por un banco público, pero no tuvo apoyo su moción.