icon

Dado que no hay cura para la enfermedad, las formas de ralentizar los síntomas son un objetivo estratégico, aunque difícil de alcanzar. Por eso, este tipo de pruebas simples tienen el potencial de advertir el deterioro desde el principio.

El Alzheimer es una enfermedad progresiva que afecta a la memoria y otras importantes funciones mentales. No existe cura, por eso la detección temprana es la mejor estrategia para atrasar los síntomas.

icon

Un ensayo en ratones ha descubierto uno de los ingredientes activos del té psicodélico ayahuasca, puede generar la creación de nuevas células nerviosas y mejorar el aprendizaje y el rendimiento en tareas de memoria.

La ayahuasca es un preparado hecho con plantas (una liana y un arbusto) cocinadas con agua. Tiene un gran valor cultural debido a que fue usado milenios atrás por tribus latinoamericanas, principalmente amazónicas.

icon

Investigadores del BarcelonaBeta Brain Research Center descubrieron que se puede advertir la fase inicial y asintomática de la enfermedad a través del líquido cefalorraquídeo.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje, luego genera dificultades para recordar hechos recientes o nombres. Está relacionada al deterioro cognitivo leve que acrecienta los problemas de memoria.

icon

En medio del comicio general en USA, trasciende que la gubernamental FDA (Food and Drug Administration), autoridad reguladora de alimentos y fármacos, aprobó lo que podría ser el 1er. tratamiento contra el Alzheimer en USA. El laboratorio Biogen saltó en la Bolsa, después de que el medicamento recibió un informe de la FDA que afirma que hay "evidencia sustancial" de que sea efectivo. El comentario se produce antes de una reunión del viernes 06/11 entre asesores externos, que emitirán un voto no vinculante sobre recomendar o no la aprobación de aducanumab.

El aducanumab (BIIB037), si tiene éxito, posee el potencial de reducir el deterioro cognitivo asociado con Alzhaimer y devolver la calidad de vida y la vida independiente a los pacientes.

icon

En septiembre, la Fuerza Aérea estadounidense exhibió sus perros robot bajando de un C-130 para buscar amenazas antes de que descendieran los soldados humanos que permanecían en el interior del aerotransporte. En tanto, el Departamento de Asuntos de Ancianos de Florida, que comenzó a distribuir 375 perros robot a personas mayores socialmente aisladas que padecen la enfermedad de Alzheimer y demencia senil, obtuvo tan buenos comentarios de los pacientes y terapeutas que ordenó un total de 1.800 para satisfacer la demanda.

Sony lanzó su nuevo robot doméstico Aibo, perro inteligente capaz de crear conexiones emocionales con los humanos, que agotó todo el stock durante la venta anticipada. Es una actualización del pionero perro-robot que Sony lanzó al mercado en 1999, pero incorpora varios sensores, una cámara en su nariz y ojos tipo led. Además de dar afecto a sus dueños, el robot es capaz de aprender nuevas palabras, gestos y ordenes y responder a través de un sistema de inteligencia artificial en la nube.

icon

Al igual que con otras afecciones, el aislamiento, la alteración de la rutina y los cambios bruscos han acelerado el desarrollo de la enfermedad.

La demencia afecta a 50 millones de personas en todo el mundo, y el Alzheimer es la forma más común.

icon

Muchas personas experimentan olvidos o retrasos leves de memoria, que son parte del proceso normal de envejecimiento. Todos tenemos dificultad ocasional para recordar una palabra o el nombre de alguien. Sin embargo, una persona con la enfermedad de Alzheimer encontrará estos síntomas cada vez más frecuentes y graves. La enfermedad de Alzheimer​ es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales (tales como las capacidades cognitivas superiores), a medida que mueren las células nerviosas (neuronas) y se atrofian diferentes zonas del cerebro. La enfermedad suele tener una duración media aproximada —después del diagnóstico— de 10 años,​ aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico. Una variante de la fisetina podría revertir la pérdida de memoria en el Mal de Alzheimer.

La promesa con las fisetinas ya no es cesar la pérdida neuronal sino iniciar un regeneración.