Jueves 13.5.2021

Sumado a la escasez de vacunas, preocupa la necesidad de dosis de refuerzo

Dada la alta cobertura de vacunación en USA, las farmacéuticas y autoridades comenzaron a delinear planes de actualización de las fórmulas. Mientras, la mayoría de los países del mundo aguardan la llegada de, al menos, las primeras dosis.

ELIZABETH MAIER

@ElizabethMaierC

  • sobre
Hay vacunas, como la de la gripe, que se necesitan todos los años.

Sumado a la escasez de vacunas, preocupa la necesidad de dosis de refuerzo, ya que el Sars-coV-2 s continúa mutando y probablemente exigirá nuevas fórmulas eficaces

 

El planteo tiene lugar en Estados Unidos, donde más del 38% de la población ha recibido, por lo menos, una dosis de cualquiera de las tres inyecciones autorizadas. 

 

Desde que las farmacéuticas comenzaron a diseñarlas, los científicos han advertido que podrían no ser suficientes a largo plazo y que posiblemente requerirán refuerzos anuales. La hipótesis es que una inyección adicional podría generar anticuerpos lo suficientemente fuertes como para resistir a las nuevas variantes

 

A pesar que todas las fórmulas actualmente disponibles en el mundo son eficaces para prevenir el cuadro grave de COVID-10 y la muerte, a futuro las mutaciones podrían lograr eludirlas

 

Los virus mutan naturalmente y la mayoría de las variantes no son motivo de preocupación, porque los cambios no le dan al patógeno ninguna ventaja. Pero sí preocupa cuando es más contagiosa, enferma más o elude la respuesta inmunitaria.  

 

Tales son los casos de las variantes detectadas en Brasil, la de Reino Unido y la sudafricana.   

 

Por este motivo, en los últimos días, la necesidad de dosis de refuerzo ha cobrado relevancia en USA y otros países con altos índices de vacunación. El problema es que la mayoría de las naciones aún no ha recibido la primera generación de inyecciones que les permitan disminuir la cantidad de muertes y relajar al sistema sanitario. 

 

 

Sarampión y gripe 

 

Las personas ya vacunadas en Estados Unidos y en otros lugares podrían necesitar inyecciones de refuerzo en el futuro, según el  asesor científico de la Casa Blanca y director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla.

 

Hay vacunas como la polio, donde una dosis es suficiente, y hay vacunas como la gripe que se necesitan todos los años […] El virus de la COVID-19 se parece más al virus de la influenza que al virus de la polio.  

Las vacunas no son todas iguales ni funcionan de la misma forma. Por eso, por ejemplo, en el caso de la polio o el sarampión, el virus puede mutar pero no llega a evadir los anticuerpos generados por la inyección.  

 

Esta es la razón por la que no se necesitan dosis de refuerzo todos los años ni actualizar la fórmula. De hecho, la del sarampión se introdujo en 1963 y actualmente se usa prácticamente la misma vacuna. 

 

No es el caso de la fórmula para la gripe, que cada año debe ser modificada para que conserve su capacidad de protección. 

 

 

Avances  

 

El director científico para la respuesta a la pandemia del presidente de Estados Unidos Joe Biden, David Kessler, dijo ayer (15-4) en una audiencia que el país debería comenzar a planificar las vacunas de refuerzo

 

El médico hizo hincapié en la eficacia de las vacunas actualmente disponibles, incluso contra las nuevas variantes, pero también aclaró que se están previendo “medidas para desarrollar la próxima generación de vacunas que estén dirigidas contra estas variantes". 

 

Por su parte, el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, dijo que es "escenario probable" la necesidad de una tercera dosis de vacuna de seis a 12 meses después de la inoculación. 

 

En febrero, Pfizer y BioNTech dijeron que planeaban probar una tercera dosis y actualizar su vacuna original. 

 

Moderna anunció que está trabajando en un refuerzo para la suya y Johnson & Johnson sugirió que su vacuna probablemente deba administrarse anualmente.