Sabado 17.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    Ley de Etiquetado Frontal: se debate, se frena y se vuelve a debatir

    Ayer terminaron las reuniones informativas en las comisiones especiales y se pactará una fecha para debatir el proyecto en Diputados. 

    Por Redacción

    • sobre

    El martes 6 tuvo lugar la última reunión informativa sobre la Ley de Etiquetado Frontal. Durante la misma, exponentes de diversas áreas plantearon sus puntos a favor y en contra del proyecto actual. 

     

    Guillermo Carnaghiel, diputado del Frente de Todos, informó que “ahora los presidentes de las comisiones van a acordar para su tratamiento en comisión, buscar los consensos necesarios y llevar el proyecto al recinto”. Es decir, ahora sí se va a debatir en Cámara de Diputados.

     

    La duda que acecha a los defensores del proyecto es si el Gobierno está intentando que se llegue a una ley más laxa que la que se plantea actualmente. Sin embargo, Cecilia Moreau, presidenta de la comisión de legislación general y a cargo de coordinar los debates, aseguró que: “desde el Ejecutivo no va a haber ninguna intromisión sobre lo que esta Cámara decida". 

     

    El 6 de abril se realió un plenario de comisiones para exponer el proyecto. || Fuente: Cámara de Diputados

    ¿Qué busca el proyecto?

     

    El principal objetivo es que los productos que contienen “ingredientes críticos” cómo alto contenido en azúcares, sodio y grasas trans lo especifiquen de forma clara y visible. También se busca que estos alimentos, considerados nocivos para la salud, dejen de ser publicitados para niños, niñas y adolescentes. 

     

    "La norma garantizará el derecho a elegir cómo nos alimentamos, hoy en día la gente está siendo engañada: hay productos que se venden como saludables y no lo son", expresó Sebastián Laspiur, consultor nacional de enfermedades crónicas no transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en diálogo con Página12.  

     

    La oferta de alimentos actual está dominada por productos alimentarios hiper procesados que, muchas veces, son publicitados cómo saludables. La falta de información lleva a la gente a guiarse por las apariencias y seguir consumiendo productos de bajos valores nutricionales. 

     

    La contra 

     

    Si el proyecto no es ley es porque las empresas están presionando y haciendo lobby para evitarlo. Esto expresaron el año pasado las organizaciones que persiguen la sanción de lay luego de que se interrumpiera el debate.

     

    Lo hicieron a través de un comunicado que leía: “Las empresas alimenticias y de bebidas azucaradas obstaculizan los procesos de diseño de políticas efectivas a través de argumentos falsos y amenazas, gastando millones de dólares en lobby".

     

    En su momento, Massa había expresado que “defendería” los intereses de la producción azucarera tucumana y exigió que el proyecto se debatiera en 6 comisiones diferentes. Alejando así el día de la sanción. 

     

    Así mismo, durante la jornada de ayer, Philip Pérez, presidente de la Cámara Argentina de Anunciantes, pidió que se removiera a los adolescentes de la restricción de publicidad. Es decir, tiene la intención de seguir publicitando alimentos con alto contenido de ingredientes críticos a jóvenes en desarrollo. 

     

    “Confundir la capacidad progresiva de los adolescentes con que puedan ser sujetos o no de publicidades de alimentos nocivos o no saludables, no puede ser un obstáculo que les de menor protección”, fue la respuesta de Guillermina Gulo Tieri, doctora y secretaria de la Asociación Civil Justicia Colectiva. 

     

    El debate del que nadie habla.

     

    En las redes sociales surgió el cuestionamiento sobre si este tipo de ley podría agravar al conflicto de la estigmatización de los cuerpos gordos y, en consecuencia, empeorar la crisis de los trastornos alimenticios. 

     

    Considerar que la obesidad y el sobrepeso son solamente provocados por la alimentación deja de lado la realidad de que hay muchos factores que pueden llevar a una persona a ser gorda. Y, en sí, hablar de obesidad puede ser patologizante y dañino.

     

     

    Agustina Bocanegra, nutricionista y militante de la diversidad corporal, expresó en un posteo de Instagram que “Las corporalidades gordas y las personas con trastornos alimentarios o vulnerables a ellos son los grupos que se pueden ver perjudicados con esta ley. Pero la información no debería ser el problema, sino la forma en que se acompaña”. 

     

    De todas formas, en base a la aprobación de la ley en otros países, la profesional aclaró que no hay evidencia de que este proyecto en sí haya generado un aumento de los conflictos mencionados.