Martes 11.5.2021

La variante brasileña pone a Latinoamérica en emergencia (OMS)

El director general de la Organización Mundial de la Salud declaró la "emergencia sanitaria". La falta de control de la pandemia en Brasil pone en peligro a los países limítrofes y a todo el mundo. 

ELIZABETH MAIER

@ElizabethMaierC

  • sobre
Se estima que la cepa originada en Amazonas puede evadir la inmunidad generada por una infección previa de COVID-19.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró la "emergencia sanitaria" en Latinoamérica. La falta de control de la pandemia en Brasil pone en peligro a los países limítrofes y a todo el mundo por la variante P1. 

 

“La situación es muy seria y estamos muy preocupados. Las medidas sanitarias que Brasil tome deberían ser agresivas, al mismo tiempo que avanza en la vacunación”. 

Mientras tanto, Brasil registra otro pico con 1.972 muertes por COVID-19 ayer. Desde enero, el aumento de casos es constante y ya acumula 268.370 decesos. 

 

La mayoría de los estados tienen una ocupación de camas de Unidades de Cuidados Intensivos mayor al 80%. En Taboão da Serra, San Pablo, 11 pacientes murieron esperando una plaza.

 

El colapso coincide con la propagación de la cepa P1 originada en Amazonas. A pesar que aún no está científicamente determinado, se estima que es tres veces más contagiosa que la variante original del Sars-coV-2.  

 

Sin embargo, frente al colapso, el presidente Jair Bolsonaro ha afianzado su postura en contra del uso de barbijos, en contra del distanciamiento y de las vacunas. La semana pasada dijo en un evento repleto de personas respecto a la pandemia: 

 

“Basta de caprichitos, de quejarse todo el tiempo. ¿Hasta cuándo van a seguir llorando?”  

La situación pone en peligro también a los países vecinos, según el director de la OMS: 

 

“La preocupación no gira tan solo en torno a Brasil, sino también en torno a los vecinos de Brasil. Es casi América Latina en su conjunto, muchos países, excepto dos más o menos. Si Brasil no se lo toma en serio, afectará a todos los vecinos y más allá”. 

La variante P1 ya está presente en casi todo el territorio brasileño y hay indicios de que tiene la capacidad de evadir los anticuerpos generados por una infección previa de COVID-19.