Martes 11.5.2021

La eficacia de Novavax es alta pero demuestra el peligro de nuevas variantes

La vacuna es un 96,4% efectiva. A pesar que en todos los casos previene la enfermedad grave de COVID-19, disminuyó su efectividad considerablemente frente a las cepas británica y sudafricana. Todavía no hay datos respecto a la brasileña.

ELIZABETH MAIER

@ElizabethMaierC

  • sobre

La vacuna de Novavax demostró ser un 96,4% efectiva. Al igual que el resto de fórmulas ya aprobadas, también previene la enfermedad grave de COVID-19 y la mortalidad. Sin embargo, disminuyó su efectividad considerablemente frente a las cepas británica y sudafricana, y todavía no hay datos respecto a la brasileña

 

El ensayo de fase 3 la colocó dentro del conjunto de otras inyecciones con la capacidad de proteger del coronavirus a la población. En paralelo, en un ensayo en Sudáfrica, la eficacia se situó en un 55,4% por la cepa allí originada y en un 86,3% en Reino Unido.  

 

En la investigación participaron más de 15 mil voluntarios de entre 18 y 84 años de edad. Al final, se registraron 106 casos de COVID-19 positivo, 10 en el grupo de la vacuna y 96 en el grupo del placebo.  

Los cinco casos graves se observaron en el grupo de placebo, de los cuales cuatro de ellos se habían contagiado de la cepa británica.  

 

A pesar del peligro que representan las mutaciones, Novavax es 100% eficaz para prevenir enfermedad grave, hospitalización y muerte. El presidente y director general de la compañía, Stanley Erck dijo que: 

 

"Estamos muy animados por los datos que muestran que no solo proporciona una protección completa contra las formas más graves de la enfermedad, sino que también redujo drásticamente la enfermedad leve y moderada en ambos ensayos. Es importante destacar que ambos estudios confirmaron la eficacia contra las nuevas variantes". 

 

El peligro de las variantes 

 

Una investigación publicada en la revista científica Nature la semana pasada demostró que las variantes B.1.351 (sudafricana) y B.1.1.7 (británica) generan resistencia a los anticuerpos. 

 

Con un recorrido de un año en pandemia y más desde el comienzo del brote, la mayoría de las intervenciones se siguen dirigiendo a el Sars-coV-2 original, surgido en 2019.

 

“La reciente aparición de nuevas variantes del SARS-CoV-2 B.1.1.7 en el Reino Unido 11 y B.1.351 en Sudáfrica es motivo de preocupación debido a su supuesta facilidad de transmisión y extensas mutaciones en la proteína de pico”. 

El estudio informa que la B.1.1.7 es refractaria a la neutralización por parte de la mayoría de las terapias de anticuerpos monoclonales.  

 

Respecto a la B.1.351, los hallazgos son más preocupantes en el sentido de que esta variante no solo es refractaria a la neutralización por la mayoría de los anticuerpos monoclonales, sino que también es notablemente más resistente al plasma de convaleciente y a las vacunas. 

 

"Las perspectivas de poner fin a esta pandemia dependen del desarrollo de intervenciones eficaces”, reflexiona el paper del estudio.