Jueves 13.5.2021

Desesperantes cifras de la ONU: 1 de 4 muertes se debe a motivos ambientales

La contaminación del aire, la contaminación del agua y la exposición a sustancias químicas son los motivos que explican el 23% de todos los fallecimientos a nivel mundial.

ELIZABETH MAIER

@ElizabethMaierC

  • sobre
Cada año, alrededor de 7 millones de personas mueren a causa de enfermedades e infecciones relacionadas con la contaminación del aire.

El 23% de todas las muertes a nivel mundial están vinculadas a riesgos ambientales, tales como la contaminación del aire, la contaminación del agua y la exposición a sustancias químicas, según la Organización Mundial de la Salud. 

 

Las estadísticas explican por qué el acceso a un ambiente sano es un derecho humano fundamental.  

 

Los seis principales riesgos ambientales, según la Organización de Naciones Unidas, son:  

 

1. Aparición de enfermedades zoonóticas

 

La alteración de la tierra para crear espacio para hogares, granjas e industrias ha puesto a los humanos en contacto cada vez mayor con la vida silvestre y ha creado oportunidades para que los patógenos se propaguen de los animales salvajes a las personas. 

 

Se estima que el 60% de las infecciones humanas son de origen animal. Y hay muchos otros virus a punto de pasar de los animales a los humanos. 

Según la Plataforma Intergubernamental de Política Científica sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas:

 

Se cree que todavía existen en mamíferos y aves acuáticas hasta 1,7 millones de virus no identificados del tipo que se sabe que infectan a las personas. Cualquiera de estos podría ser la próxima 'Enfermedad X', potencialmente incluso más perjudicial y letal que el COVID-19.

  

2. La contaminación del aire 

 

En todo el mundo, nueve de cada 10 personas respiran aire sucio, lo que daña su salud y acorta su vida útil. Cada año, alrededor de 7 millones de personas mueren a causa de enfermedades e infecciones relacionadas con la contaminación del aire, más de cinco veces el número de personas que mueren en accidentes de tráfico. 

 

La exposición a contaminantes también puede afectar el cerebro, provocando retrasos en el desarrollo, problemas de comportamiento e incluso un coeficiente intelectual más bajo en los niños. 

 

En las personas mayores, los contaminantes están asociados con las enfermedades de Alzheimer y Parkinson

 

  

3. La pérdida del valor nutricional de alimentos

 

Solo en los últimos 50 años, las dietas humanas se han vuelto un 37% más similares, con solo 12 cultivos y cinco especies animales que proporcionan el 75% de la ingesta energética mundial. 

 

En la actualidad, casi una de cada tres personas padece algún tipo de desnutrición y gran parte de la población mundial se ve afectada por enfermedades relacionadas con la dieta, como enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer. 

 

  

4. Pérdida de medicamentos

 

Los productos naturales comprenden una gran parte de los productos farmacéuticos existentes y han sido particularmente importantes en el área de la terapia del cáncer. 

 

Pero las estimaciones sugieren que 15 mil especies de plantas medicinales están en riesgo de extinción y que la Tierra pierde al menos una droga importante potencial cada dos años.

 

  

5. La contaminación

 

Muchos problemas de salud surgen de la contaminación y de la idea de que los desechos se pueden “tirar” cuando, de hecho, muchos de ellos permanecen en los ecosistemas, lo que afecta tanto a la salud humana como al medio ambiente. 

 

El agua contaminada por desechos, aguas residuales no tratadas, escorrentías agrícolas y descargas industriales pone a 1.800 millones de personas en riesgo de contraer cólera, disentería, fiebre tifoidea y poliomielitis.

 

El metilmercurio, una sustancia que se encuentra en los productos cotidianos que contaminan el pescado, puede tener efectos tóxicos en los sistemas nervioso, digestivo e inmunológico cuando los humanos lo consumen. Y un creciente cuerpo de evidencia sugiere que existe un motivo de preocupación sobre el impacto de los microplásticos en la vida marina y la red alimentaria. 

 

Además, cada año, 25 millones de personas sufren intoxicación aguda por plaguicidas. El herbicida más utilizado en el mundo, el glifosato, está asociado con el linfoma no Hodgkin y otros cánceres. 

 

  

6. El cambio climático

 

La última década fue la más calurosa en la historia de la humanidad y ya estamos experimentando los impactos del cambio climático, con incendios forestales, inundaciones y huracanes convirtiéndose en eventos regulares que amenazan vidas, medios de vida y seguridad alimentaria. 

 

El cambio climático también afecta la supervivencia de los microbios, facilitando la propagación de virus. Según un artículo publicado por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas:

 

Es probable que las pandemias ocurran con más frecuencia, se propaguen más rápidamente, tengan un mayor impacto económico y maten a más personas.

 

Con información de la ONU.