Jueves 13.5.2021

COVID-19: el contagio vía ocular podría estar subestimado

El contagio vía ocular podría estar subestimado y aportar la explicación de casos positivos sin nexo conocido. A un año de inicio de la pandemia, la COVID-19 sigue siendo una enfermedad parcialmente desconocida.

ELIZABETH MAIER

@ElizabethMaierC

  • sobre
Las gotitas depositadas en la superficie ocular son una ruta probable de contagio de Sars-CoV-2.

El contagio vía ocular podría estar subestimado y aportar la explicación de casos positivos sin nexo conocido. A un año de inicio de la pandemia, la COVID-19 sigue siendo una enfermedad parcialmente desconocida.

 

Por lo tanto, posiblemente las medidas preventivas son incompletas. La importancia de la trasmisión del virus mediante aerosoles, en comparación al contacto, ha sido ampliamente confirmada por la evidencia científica. 

 

Por eso, el mayor riesgo aparece en ambientes mal ventilados y aglomeraciones.  

Pero además de las vías respiratorias, la invasión viral a través de los ojos también ha encontrado sustrato científico respecto a otras enfermedades, tales como la influenza.  

 

En este sentido, la deposición de gotitas en la superficie ocular podría ser una realidad subestimada en las estrategias de control y prevención del coronavirus.  

 

Una investigación publicada en septiembre del año pasado y realizada con pacientes hospitalizados con COVID-19 en Suizhou, China, demostró que:

 

“La proporción de pacientes hospitalizados con COVID-19 que usaron anteojos durante períodos diarios prolongados (mayores a ocho horas) fue menor que en la población general, lo que sugiere que los usuarios diarios de anteojos pueden ser menos susceptibles al COVID-19". 

Es decir que los anteojos podrían estar actuando como una barrera preventiva para evitar la infección.  

 

Otra investigación asoció el uso de máscaras faciales protectoras para los ojos con un menor índice de trasmisión. Los resultados señalaron que el 19% de los trabajadores de la salud estudiados se infectaron, a pesar de usar mascarillas quirúrgicas de tres capas, guantes, cubre-zapatos y usar desinfectante con alcohol.  

 

Luego de introducir elementos protectores oculares, ningún trabajador resultó infectado.

 

 

Vía libre para el virus 

 

El área que abarcan los ojos, es amplia en comparación con la superficie de la boca y la nariz. Asimismo, es probable que el lagrimal atraiga el SARS-CoV-2 por sus propiedades electrostáticas

 

Hasta el momento, el enfoque de prevención predominante se sitúa en bocas y narices. Aunque proporciona protección y facilidad de uso, podría ser insuficiente. 

 

A un año del inicio del brote, muchos equipos sanitarios aún no cuentan con el suficiente equipamiento de base. Pero la protección ocular podría convertirse rápidamente en un elemento obligatorio más.  

 

Con todo, la evidencia es escasa y se requieren más investigaciones que respalden la vía ocular como un medio de contagio subestimado. 

 

A hoy (17-3) se han registrado 2.67 millones de muertes por coronavirus en todo el mundo y las vacunas solo se han distribuido significativamente en los países más ricos.