Lunes 19.4.2021

31 casos de un raro trastorno sanguíneo suspenden a AstraZeneca en Alemania

Científicos advirtieron una combinación muy inusual de síntomas en vacunados. La aplicación de la fórmula, que es la piedra angular de COVAX (OMS), había sido interrumpida a principio de mes en varios países europeos y luego reanudada.

ELIZABETH MAIER

@ElizabethMaierC

  • sobre
AstraZeneca busca producir y distribuir miles de millones de dosis en países de ingresos bajos y medios.

La vacuna COVID-19 de AstraZeneca ahora es acusada de 31 casos de personas con un raro trastorno sanguíneo, nueve de las cuales fallecieron, por lo que llevó a su suspensión en Alemania. En este nuevo capítulo de cuestionamientos a la fórmula, los científicos creen que han descubierto el diagnóstico, que sería trombocitopenia inmunitaria protrombótica inducida por la vacuna (VIPIT), aunque el vínculo aún no está demostrado.

 

No obstante, hace pocos días la vista estaba puesta en un escándalo comunicacional de la compañía en Estados Unidos, por lo que debió retractarse y corregir sus declaraciones acusadas de obsoletas.  

 

A principios de marzo varios países europeos habían suspendido su aplicación tras registrar al menos 15 muertes relacionadas a trombos sanguíneos. 

 

Luego la mayoría reanudó la campaña de inmunización por las recomendaciones de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) del 18 de marzo. “Los beneficios de la vacuna superan cualquier riesgo", aseguraron. 

 

Ahora, con la interrupcion en Alemania, los ojos se vuelven a las declaraciones de un grupo de investigadores dirigido por el especialista en coagulación alemán Andreas Greinacher de la Universidad de Greifswald. 

 

El experto dice que la combinación muy inusual de síntomas (coágulos sanguíneos, recuento bajo de plaquetas y a veces sangrado) es consistente con el síndrome de trombocitopenia inmunitaria protrombótica inducida por la vacuna (VIPIT).  

 

Greinacher ha publicado un manuscrito en el servidor de preimpresión Research Square y la revista Science publicó un artículo resumiendo sus avances, en el que reflexiona:

 

La situación tiene a los científicos caminando por la cuerda floja: quieren concientizar a la profesión médica de sus preocupaciones sin sembrar el pánico. 

 

Consecuencias indirectas 

 

La vacuna desarrollada entre la Universidad de Oxford y AstraZeneca es la piedra angular del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud para inmunizar a los 92 países que participan del acuerdo. 

 

Pero los casos de efectos adversos ponen dichas metas en jaque. Asimismo: 

 

  • La Unión Europea compró 400 millones de dosis.  
  • Es la fórmula que se ha propuesto en mayor medida abastecer a países de ingresos bajos y medios con la vacuna. 
  • Está a la espera de las autorizaciones en Estados Unidos. 

La mayor consecuencia de estas idas y vueltas es que el peligro sigue siendo inminente para las personas con alto riesgo de morir por COVID-19.

 

En este contexto, las interpretaciones superficiales y las falsas dicotomías no aportan a encontrar el debido equilibrio. 

De hecho, cerca del 60% de los adultos franceses ahora dice que tienen poca o ninguna confianza en la vacuna AstraZeneca. Los números son similares en Alemania, Italia y España. 

 

Paralelamente, la hipótesis de Greinacher se está tomando cada vez más en serio:

 

  • Dos sociedades médicas alemanas publicaron comunicados de prensa elogiándolo por resolver el problema.
  • En los Países Bajos, la Sociedad Holandesa de Medicina Interna instó a los internistas a conocer los síntomas y el curso de acción recomendado.
  • La Sociedad Británica de Hematología ha instado a sus miembros a estar conscientes y a informar sobre cualquier caso.  

 

El trastorno “raro” y tratable

 

Las plaquetas, también conocidas como trombocitos, ayudan a formar coágulos de sangre, por lo que los niveles bajos generalmente provocan sangrado, no coagulación.

 

"Uno pensaría que las plaquetas bajas y las trombosis son realmente opuestas", dijo Sabine Eichinger, hematóloga de la Universidad Médica de Viena, a Science. 

 

Estos síntomas pueden ocurrir tras una infección grave, una lesión, un cáncer o por trombocitopenia inducida por heparina (HIT, por sus siglas en inglés). 

 

Eichinger acudió al experto Greinacher para consultarle y de ahí en adelante "las cosas empezaron a suceder de forma rápida”. Ambos, junto a otros científicos de renombre internacional, creen que es necesario obtener más datos porque el vínculo todavía no se ha demostrado

 

Mientras tanto, dicen que es crucial alertar a los médicos sobre la posible complicación, dado que es tratable y curable