Lunes 19.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    El Sars-coV-2 prefiere la sangre tipo A, según una nueva investigación

    La sospecha de cierta relación entre las probabilidades de infección y el grupo sanguíneo llevaron a científicos a indagar sobre supuestas afinidades. Los resultados los publicaron en la revista Blood Advances.

    Por Redacción

    • sobre
    Es estudio arrojó que el tipo sanguíneo es uno de los predictores genéticos más importantes del riesgo de infección por SARS-CoV-2.

    No todas las personas parecen ser igualmente susceptibles a contraer el virus que causa la COVID-19, afirma una nueva investigación publicada en Blood Advances. Los análisis más recientes de asociación del genoma identificaron que se expresa más frecuentemente en personas con el grupo sanguíneo tipo A.

     


    Estos resultados se añaden a las evidencias ya acumuladas acerca la sangre como un predictor genético de riesgo de infección. Estudios previos habían logrado detectar la asociación, pero se desconocía el elemento de puente entre el virus y la sangre. 

     


    Los anticuerpos naturales contra los antígenos de grupos sanguíneos opuestos al propio, pueden causar rechazos agudos o reacciones hemolíticas potencialmente fatales. 

     


    Sin embargo, estos anticuerpos se pueden encontrar en individuos de múltiples tipos de sangre. Por ejemplo, los anticuerpos anti grupo B están presentes en individuos del grupo sanguíneo A y del grupo sanguíneo O. 

     


    Es decir que esto no explica la propensión de los individuos del grupo sanguíneo A, en particular, a exhibir un mayor riesgo de infección de COVID-19.  

     


    Los científicos aclararon que, aunque se corroboró la propensión de personas con sangre tipo A debido a la afinidad de una proteína superficial del Sars-coV-2, el mecanismo específico aún debe confirmarse. 

     


      

    Resultados

     

    Aunque la proteína de pico del SARS-CoV-2 puede facilitar la entrada celular a través de interacciones bien conocidas entre su receptor, es posible que el virus interactúe con otras moléculas del huésped, incluidos los antígenos de los grupos sanguíneos. 

     


    "En particular, el RBD de SARS-CoV-2 contiene características estructurales generales similares a las galectinas", explica el informe.  

     


    La galectina es una proteína natural del ser humano que tiene un rol fundamental en los procesos de respuestas inmunitarias. 

     


    Se sabe que este elemento tienen una afinidad por ciertos grupos sanguíneos. Por eso los científicos indagaron este hecho relacionado a la enfermedad pandémica.  

     


    "Para probar esto, examinamos la unión de SARS-CoV-2 RBD con glóbulos rojos aislados de individuos de los grupos sanguíneos A, B u O", explica la publicación. 

     


    Allí observaron que el virus se unió fácilmente a los glóbulos rojos del grupo sanguíneo A contribuyendo de esta manera, al aumento de la probabilidad de infección por el SARS-CoV-2 en los individuos con este grupo sanguíneo. 

     


    Con todo, las conclusiones no son todavía absolutas y se requieren más estudios que analicen la causalidad de la asociación