Sabado 17.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    Próximamente: vacunas sin agujas para Covid y nuevas pandemias

    Implantes, parches, aerosoles y pastillas son algunos de los nuevos formatos que las farmacéuticas están analizando. El sistema actual de jeringas se comenzó a implementar el siglo antepasado y requiere costos elevados de infraestructura y distribución.

    Por Redacción

    • sobre
    A pesar de los enormes avances y esfuerzos científicos, no se ha logrado reemplazar la simple aguja, la jeringa y el frasco de vidrio. Pero eso cambiará muy pronto.

    Una vez que se logró crear y aprobar varias vacunas, las farmacéuticas se centran en hacerlas más fáciles de transportar, distribuir y aplicar. El modelo actual de jeringas, agujas y frascos de vidrio fue instalado en el siglo XIX, pero todavía no ha podido ser reemplazado. 

     


    La carrera por las vacunas ahora parece mudarse a la carrera por la mejor alternativa. La empresa británica Enesi Pharma Ltd. está desarrollando un dispositivo que implanta un tubo más pequeño que un grano de arroz debajo de la piel de forma indolora. 

     


    Otros experimentan con parches de microagujas impregnadas con la vacuna, que se insertan en la piel y despiertan al sistema inmunológico a través de las células cutáneas. 

     


    También se evalúan aerosoles nasales, que imita la forma en la que los virus ingresan naturalmente al cuerpo y se adhieren a las células. 

     


    Además, la tecnología de pequeños implantes que se introducen sin dolor en la piel y que liberan la vacuna a medida que se disuelven. 

     


    Finalmente, un método conocido para otros fármacos, pero no para la vacuna anti Covid, es la pastilla sublingual que se disuelve debajo de la lengua y puede ser autoadministrada. Sería especialmente útil para niños o personas que tienen fobia a las agujas.  

     



    Un método costoso

     

    El área de estudio de las vacunas ha estado marcada por rápidos y significativos avances científicos en las últimas décadas. Gracias a ello, se ha logrado el spray nasal para la gripe o la vacuna oral para la polio. 

     


    Sin embargo, no se ha logrado desalojar a la simple aguja, la jeringa y el frasco de vidrio.  

     


    Algunos atribuyen esta persistencia de la técnica de inyecciones a que las agujas son económicas, abundantes y efectivas. Pero la pandemia actual ha revelado que tal suposición es falsa. Las cadenas de frio, la distribución entre países y la logística del personal de transporte y sanitario generan gastos enormes. 

     

     

    A un año del inicio del brote mundial, algunas farmacéuticas siguen en la búsqueda por conseguir sus vacunas y otras se enfocan en adaptar las existentes a formatos más fáciles de maniobrar.  

     


    Actualmente, todos los desarrollos se encuentran en las etapas tempranas o medias de las pruebas clínicas, lo que sugiere que podrían faltar meses o años para que salgan al mercado. 

     


     

    Estimular el sistema inmune 

     

    Todas las vacunas aprobadas actualmente para su uso contra la Covid-19 requieren inyecciones en el músculo. Además de ser fácil de administrar, este método tiene un fundamento inmunológico, dado que estimula múltiples partes del sistema de defensa del organismo para repeler las invasiones futuras. 

     


    No obstante, existen otras formas de estimularlo, como a través de la piel, el intestino o la nariz. Estas suelen ser las rutas habituales que toman los patógenos para ingresar al cuerpo.  

     


    Por ejemplo, en Estados Unidos algunas empresas están creando parches con una serie de agujas microscópicas para administrar vacunas sin dolor a través de la piel. Su facilidad de uso y almacenamiento los hacen ideales para la vacunación masiva en países pobres o sin la infraestructura suficiente. 

     


    Dado que se prevé que el coronavirus se volverá endémico una vez avanzada la campaña de vacunación global y que probablemente se necesiten dosis actualizadas anuales, estas reformulaciones tecnológicas serán indispensables. 

     



    Fuente: The Wall Street Journal