Sabado 17.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    Té verde mejora la salud de personas con síndrome de Down (estudio)

    Se realizaron ensayos en ratones y un estudio observacional en niños y niñas. La sustancia natural ayudaría a mejorar la dismorfología facial, aunque los resultados son preliminares. La investigación se publicó en la revista Scientifics Reports.

    Por Redacción

    • sobre
    Consumir menos de 30 miligramos al día, puede reducir la dismorfología facial en niños con síndrome de Down cuando se toma durante los primeros tres años de vida, según la nueva investigación.

    Consumir menos de 30 miligramos de extractos de té verde al día, puede reducir la dismorfología facial en niños con síndrome de Down. El estudio fue realizado, en primer lugar, en ratones. Además, se llevó adelante una investigación en niños y niñas menores a tres años, bajo supervisión médica.

     


    Los investigadores belgas y españoles del Laboratorio Europeo de Biología Molecular de Barcelona, del Centro de Regulación Genómica y de la Universidad de Barcelona, publicaron sus resultados en la revista Scientifics Reports.

     


    Los efectos positivos pudieron evidenciarse en bajas dosis y también están en investigación los efectos del consumo de nueve miligramos al día para corroborar las potenciales mejorías.

     


    En niveles elevados, se demostró que el extracto puede alterar el desarrollo óseo y no debe ser autoadministrado. 

     


     

    La investigación 

     

    El estudio no tiene finalidades estéticas ni estigmatizantes, según expuso una de las autoras, Neus Martínez-Abadías, al medio EFE. Al contrario, las personas con este síndrome suelen padecer que se asocie su fisonomía facial a problemas de salud. 

     


    El síndrome de Down es provocado por una alteración genética en la que existe una tercera copia del cromosoma 21, y resulta en una serie de discapacidades físicas e intelectuales. 

     


    Dentro de sus genes, el gen DYRK1A genera que el desarrollo cerebral y óseo se vea alterado. 

     


    Los científicos habían evidenciado previamente que un elemento de té verde (el epigalocatequina-3-galat o EGCG) inhibe la actividad del gen DYRK1A. Asimismo, otras investigaciones habían constatado el potencial que representa la sustancia natural para mejorar las capacidades cognitivas en niños, niñas y jóvenes con el síndrome. 

     


    Del estudio en ratones tratados con el extracto, se concluyó que el 60% de los ejemplares desarrollaron características faciales similares a las del grupo de control (sin el síndrome).  

     

     


    En personas 

     

    La investigación se trasladó a un estudio observacional en voluntarios de España y Estados Unidos, con 287 niños, niñas y adolescentes (de cero a 18 años). Se incluyeron participantes con y sin síndrome de Down. 

     


    Para evaluar el desarrollo, los investigadores los fotografiaron desde varios ángulos de modo que pudieran obtener modelos 3D de sus caras. Luego fueron comparados según 21 marcadores antropométricos. 

     


    Algunos de los resultados señalaron que:  

     


    # Las diferencias entre infantes con el síndrome y sin el síndrome (no tratados) fue del 57%. 

     


    # Cuando se comparó con niños y niñas que sí recibieron el tratamiento de té verde, la diferencia fue solo del 25%.  

     


    # Los resultados no se observaron en grupos de adolescentes, por lo que en principio se estima que sería efectivo solo en los primeros años de vida. 

     


    De acuerdo a declaraciones de los autores, aunque se hayan observado beneficios significativos, las conclusiones son preliminares y se basan únicamente en un estudio observacional. 

     



    Fuente: EFE