Martes 11.5.2021

Si se necesitaran vacunas anuales para Covid, habrá un nuevo problema

Algunos desarrolladores de vacunas para coronavirus ya comenzaron investigaciones para actualizarlas respecto a las nuevas variantes. Otras no lo requieren, pero deberán brindar soluciones si el cuerpo humano termina desarrollando inmunidad contra los propios vectores virales.

Por Redacción

  • sobre
Los vectores virales son virus modificados, inofensivos para el cuerpo humano, que se usan como vehículos para ingresar información genética a las células y generar inmunidad.
Se teme que el cuerpo humano termine generando inmunidad contra el propio vector viral.

Las vacunas de Oxford/AstraZeneca, Sputnik V del Instituto Gamaleya de Rusia y la de Johnson & Johnson basan su vacuna en una tecnología que combate el Sars-coV-2 con otro virus. Esto ha generado preocupación en la comunidad científica por la posibilidad de que se requieran diferentes dosis anuales y pierdan efectividad frente a nuevas variantes.

 


Los vectores virales son virus modificados, inofensivos para el cuerpo humano, que se usan como vehículos para ingresar información genética a las células y que, de esta forma, la persona desarrolle inmunidad contra futuras infecciones. 

 


Sin embargo, el riesgo temido es que el cuerpo termine generando inmunidad contra el vector mismo, detectándolo como un patógeno intruso y destruyéndolo. Si fuera así, la vacuna no tendría ningún poder. 

 


Los virus transportistas suelen ser adenovirus, que son los que causan resfriados comunes. Si se aplicaran todos los años vacunas basadas en adenovirus actualizadas, el organismo podría aprender a interceptarlos.  

 


Con todo, actualmente no hay forma de averiguar si esto sucederá o no. Solo se necesita tiempo.  

 


El problema de las nuevas cepas y la emergencia de dosis anuales, pone particularmente a las vacunas de vectores virales en desventaja con respecto a las de ARNm (Pfizer y Moderna), o las vacunas que usan coronavirus desactivados (Sinovac) o que usan las proteínas de pico de superficie del coronavirus (Novavax). 

 



La inmunidad vectorial

 

Que el cuerpo humano detecte y aprenda a responder a los vectores virales no sería un problema nuevo. De hecho, la de la influenza se actualiza todos los años.

 


Ante esto, Moderna y Pfizer/BioNTech dijeron en declaraciones separadas esta semana, que están estudiando inyecciones de refuerzo adicionales que apuntarán a nuevas variantes a largo plazo. 

 


Otro ejemplo, no relacionado al coronavirus, es la vacuna Ervebo de Merck & Co contra el ébola de 2019, que también se basa en la misma tecnología. Su uso durante brotes en África en años anteriores ha sido exitoso y no se registraron resistencias. 

 


Reuters compiló una serie de opiniones de científicos sobre este tema y se comunicó con AstraZeneca, J&J y el Fondo Ruso de Inversión Directa por solicitud de comentarios, pero no respondieron o declinaron el pedido.