Martes 11.5.2021

Por qué los asintomáticos son el eslabón clave en la cadena de contagios

Las personas infectadas pero sin signos de la enfermedad pueden estar propagando el virus sin advertirlo. Por eso, además del aislamiento de los casos positivos, las medidas preventivas más seguras son el distanciamiento y el uso correcto de barbijo.

Por Redacción

  • sobre
Casi el 60% de los contagios de COVID-19 provienen de personas sin síntomas.
El distanciamiento social y el uso correcto de barbijo o tapabocas son los mejores métodos de para detener la propagación del virus.
Las personas con el virus pero sin los síntomas representan el 24% de toda la cadena de transmisión, según un estudio.

Hay dos tipos de casos especialmente preocupantes en términos del control de la propagación de coronavirus. Por un lado están las personas infectadas pero que no presentan síntomas (asintomáticos) y, por el otro, aquellos que ya tienen el virus pero todavía no desarrollaron síntomas (presintomáticos).

 


Ambos grupos son eslabones claves en las cadenas de trasmisión, según un estudio publicado en la revista científica JAMA Network Open.  

 


La conclusión de la investigación arrojó que el 59% de los nuevos contagios de COVID-19 provienen de estos casos. Es lo mismo que afirmar que el 35% de las nuevas infecciones se originan en presintomáticos y el 24% en asintomáticos. 

 


Los resultados publicados por la Asociación Médica Americana se obtuvieron basados en la hipótesis de que la capacidad infecciosa máxima se da con la aparición de los síntomas. Para el 30% de los casos los síntomas nunca aparecen, aunque son igual de infecciosos que el porcentaje restante.  

 


En síntesis, las personas con coronavirus pero en buen estado son los eslabones claves en la cadena de contagios, dado que no se aíslan ni fortalecen las medidas preventivas para proteger a los demás. 

 


Por este motivo, además del confinamiento de pacientes con el virus, el distanciamiento social y el uso de barbijo siguen siendo los mejores métodos para frenar la propagación.