Jueves 13.5.2021

Madeleine McCann: la noche en que desapareció y el pedófilo sospechoso

Se cumplen 14 años de la desaparición de la niña británica, cuyo caso mantiene en vilo al mundo. Un alemán es el principal sospechoso. Recientemente, le han sumado una violación.

 

Por Redacción

  • sobre

La foto del rostro noble y alegre de la niña británica Madeleine McCann le ha dado la vuelta al mundo, desde la noche del 3 de mayo de 2007, cuando sus padres Gerry y Kate McCann no la encontraron en la habitación, en  Algarve, Portugal.

 

Maddie, como la llamaba su familia, había desaparecido.

 

Desde entonces, el drama.

 

Desde entonces, las preguntas: ¿Qué pasó? ¿Dónde está? ¿Quién secuestró a Maddie? ¿Sigue viva?

 

A 14 años de la desaparición de Madeleine McCann, muchas de esas dudas siguen abiertas, aunque su principal sospechoso, será acusado de violar a una irlandesa, también en Portugal, en 2004.

 

 

 

La niña que desapareció sin dejar rastro

 

Madeleine Beth McCann nació el 12 de mayo de 2003, en Leicester, Inglaterra.

 

Tenía 3 años cuando se fue de vacaciones con sus padres a Portugal.

 

La familia se hospedó en el complejo Ocean Club de la ciudad turística Praia da Luz. Ahí, tomaron la última foto de Maddie antes de desaparecer: tenía un sombrero blanco y sonría al borde de una piscina.

 

Ese 03 de mayo, Gerry y Kate se fueron cenar. Dejaron a Maddie y los mellizos Sean y Amelie, dormidos en la habitación.

 

No habían contratado niñera. Se turnarían con los demás padres para vigilar a sus hijos cada 20 o 30 minutos.

 

Algo de lo que se arrepentirían los McCann.

 

A las 21:15 una madre del grupo fue a ver a los niños. Observó que había un hombre con un menor dermido en brazos, pero no le pareció sospechoso. A los 20 minutos. otro padre se ofreció a chequear a los pequeños y aseguró que no habían novedades.

 

A las 22 fue el turno de Kate. Ahí se dio cuenta que la puerta de la habitación de sus hijos estaba abierta, así como las ventanas. 

 

Ya era tarde. Maddie ya no estaba.

 

 

“Nadie puede sentirse más culpable que nosotros… si uno pensara, por un minuto, que alguien podría secuestrar a tu hijo, por supuesto, jamás los hubiésemos dejado”, Gerry McCann a la BBC.

 

 

El sospechoso: pedófilo, violador y traficante

 

Comenzó la alarma. Comenzó la búsqueda. Incluso se empezó a sospechar de los padres.

 

Pero, la teoría de que Maddie habría muerto tras un accidente doméstico y que sus padres habrían ocultado el cuerpo, fue descartada por completo tiempo después.

 

La historia dio un giro en 2020, durante la pandemia del coronavirus. El 30 de junio de se año, revelaron a la prensa que, el alemán Christian Brüeckner, era el principal sospecho de la desaparición de Maddie.

 

El hombre de 44 años es acusado de pedofilia, tráfico de drogas y violación.

 

Actualmente, Brüeckner cumple condena de 7 años de cárcel, por haber violado, golpeado, atado y robado a una mujer norteamericana de 72 años, en Portugal, en el año 2005.

 

Recientemente, The Times informó que también será acusado de atacar y violar, en 2004, a Hazel Behan, una turista irlandesa. Justamente, a 30 minutos del lugar donde fue secuestrada Maddie.

 

Christian Brüeckner le habría confesado a un amigo que él era responsable de la desaparición de la pequeña británica. 

Mientras tanto, el fiscal a cargo del caso de McCann, Christian Wolters, aseguró en junio de 2020: "Sabemos lo difícil que será para la familia asumir esto. Tenemos evidencia concreta, pero no puedo decir por qué está muerta. Ya no se trata de una desaparición, sino de un asesinato”.

 

Maddie tendría 18 años en este 2021. Sus padres siguen esperanzados en encontrarla viva. Netflix, sacó su propio documental del caso.