Sabado 17.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    Los “Famosos” cobran por mandarte un saludo y la pregunta es ¿deberían?

    El nuevo sitio web “Famosos” le permite a personalidades argentinas ofrecer videos, fotos y audios por un pago en dólares. Así, la audiencia se llenó de preguntas. 

    Por Redacción

    • sobre
    Así es la página Famosos en donde se pueden comprar saludos.

    Pachu Peña fue tendencia en Twitter por saludar a sus seguidores gratis. Sus fans le mandan un mensaje directo por Instagram diciéndole “che podés saludar a mi viejo que cumple años?”. Acto seguido, él manda un audio. 

     

    Conversción de Pachu con un fan. || Fuente: Twitter

    El comediante es aplaudido por esto, la gente lo ama. La comparación aparece en base a la nueva plataforma “Famosos” en donde tenés un catálogo de personalidades conocidas que por un módico precio de 50, 30 o 10 dólares te mandan un saludo. Obviamente, la publicación generó bastantes burlas en las redes. Empezaron a ver quién cobra más y por qué. 

     

    La idea no es nueva. En Estados Unidos, en una página llamada Cameo hay más de 10 mil cantantes, deportistas, actores, modelos y personalidades  a quienes podés contactar. Eso sí, algunos precios superan los 1000 dólares.

     

    Si se habla de pagarle a famosos, también hay que incluir a los influencers. ¿Cuánto cobran por etiquetar a una marca? ¿Y por posteo? ¿Y por aparición en fiesta o evento?

     

    El mundo de los influencers

     

    Hay que arrancar por definir a un influencer. Según el diccionario de Oxford, es “una persona o cosa que influencia a otros” o “persona con la habilidad de influenciar compradores potenciales de un producto o servicio promoviéndolo o recomendándolo en las redes sociales”. 

     

    Básicamente, un influencer es alguien con muchos seguidores a quienes las marcas buscan para vender algo. Ya la publicidad no sirve en los medios tradicionales. Hay que ir por otro lado. De todas formas, no empezó así. La gente ganaba una gran audiencia en las redes sociales porque brindaban contenido de calidad, ya sea entretenimiento o información. Hoy en día se sabe que cualquiera es influencer, incluso algunos compran seguidores.

     

    Dan Hernández, un especialista en marketing digital, aseguró que comprar seguidores es muy fácil en una entrevista con Cosmopolitan.  “En Comprar Seguidores, donde no solo se puede pagar (¡muy poco, además, desde 2 euros!) por 'followers' en Instagram, sino que también puedes tener más alcance, comentarios, visualizaciones en vídeos... en todas las redes sociales", aseguró. 

     

    Pero ¿es tan así?

     

    Está mal pero no tan mal

     

    Se podría dar vuelta la cosa, las personas famosas no son solo famosas. Tienen un trabajo. Son actores, cantantes, deportistas o generan contenido en las redes. Y tienen derecho a cobrar por lo que hacen, más teniendo en cuenta el conflicto económico generado por la pandemia. 

     

    Cuando el presidente Alberto Fernández anunció en marzo del 2020 la cuarentena y el cese de actividades, la comunidad de artistas independientes emitió una carta explicando la precariedad de su situación. En la misma, pidieron “celeridad en los cobros de subsidios otorgados por los organismos, actualización de los fondos en consonancia con el costo de vida actual, flexibilidad en los modos de rendición de los subsidios” entre otras medidas. 

     

    Volviendo a la plataforma “Famosos”, no está mal que busquen otras formas de ingresar capital. Y, de todas formas, ellos ofrecen porque hay gente que lo paga. 

     

    Así es la página Famosos en donde se pueden comprar saludos.

    Allá por el 2018, Pampita cobraba un mínimo de 10 mil dólares por aparición. Porque el que tiene la plata, puede invertir en lo que quiere. 

     

    Al final, ¿Está mal o no?

     

    En Argentina, la canasta básica alimentaria de una familia promedio de 4 personas es de $57.997. En el mes de marzo del 2021, el Salario Mínimo Vital y Móvil se definió en $21.600. Si se comparan estas cifras a las planteadas arriba, cambia la perspectiva. 

     

    En base a esto, hay que analizar qué trabajos valen más y qué trabajos valen menos. O si hay trabajos que valgan más o menos. Y también, en dónde cada uno considera que es correcto invertir su dinero.