Sabado 17.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    US$ 500.000 para inventar un tapabocas que no moleste

    En el año 2 de la pandemia los tapabocas hicieron furos, en una amplia variedad: desde prendas de moda totalmente inseguras hasta pesadillas supuestamente seguras. Hora de cambiar.

    Por Redacción

    • sobre
    Un concurso de diseño para encontrar una máscara o tapabocas "mejor" refleja el papel cada vez mayor que las máscaras o tapabocas pueden desempeñar en el futuro, incluso después de que la mayoría de las personas estén vacunadas.

    La Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA) del gobierno estadounidense ha anunciado un concurso para diseñar "la próxima generación de tapabocas" o barbijos o mascarillas o respiradores, con un premio total de US$ 500.000.

     

    El Desafío de Innovación de Máscaras se creó en asociación con el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH, una organización dependiente de los CDC, que es el sistema sanitario) para abordar algunas de las quejas comunes que se presentan acerca de los tapabocas / máscaras: desde que pueden empañar las gafas a irritar la piel o que son incómodos de usar o que no permiten una comunicación fluida o que permiten que las partículas de COVID-19 entren por los lados.

     

    El concurso

     

    El concurso tendrá 2 fases. 

     

    La fase 1, enfocada en el "diseño", se divide en 2 pistas:

     

    # los rediseños de las máscaras existentes y 
    # las nuevas tecnologías y materiales. 

     

    Se supone que las presentaciones deben incluir esquemas reales acerca de cómo producir las máscaras propuestas, que NIOSH dice que también se pueden probar en el futuro. 

     

    La fase 1 producirá hasta 10 ganadores, cada uno de los cuales recibirá US$ 10.000 para ayudar a construir un prototipo de sus máscaras.

     

    La fase 2 será de "prueba de concepto".

     

    Esta fase requerirá que los concursantes respondan a un escenario hipotético con un diseño de máscara nuevo, no basado en ninguna máscara existente. 

     

    Los participantes de la fase 2 enviarán prototipos físicos de sus máscaras para que NIOSH los pruebe. 

     

    Hasta 5 ganadores de la fase 2 se dividirán en un premio total de US$ 400.000. 

     

    NIOSH y BARDA dicen que más detalles sobre la fase 2 estarán disponibles en breve.

     

    Una historia

     

    1 año después de la pandemia de coronavirus, el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York actualizó su guía sobre cubiertas faciales para sugerir "máscaras de grado superior, como KN95, para personas con mayor riesgo", y señaló que esos grupos incluían a cualquier persona de 65 años o más que experimentara una afección médica subyacente, el cuidado de alguien que está enfermo o que regularmente está en "contacto cercano prolongado con personas que no pertenecen al hogar mientras se encuentra en el interior". 

     

    Algunos países europeos como Alemania, Francia y Austria incluso están comenzando a recomendar que el público en general use máscaras de grado médico en el transporte público o en las empresas.

     

    El filtro de mascarilla N95 fue inventado por el taiwanés-estadounidense Peter Tsai y su equipo, y recibió su patente en 1995. 

     

    Los respiradores N95 se consideran similares a otros respiradores regulados en jurisdicciones no estadounidenses, pero aplican criterios para certificar su rendimiento tales como la eficiencia del filtro, el agente de prueba, y la caída de presión permitida. 

     

    El N95 es un respirador con filtro de partículas que cumple con la clasificación N95 del NIOSH acerca de partículas en el aire. Esta norma no requiere que el respirador sea resistente al aceite que sí es el caso para el P95, que es el respirador con filtro de partículas más común, que brinda protección contra partículas pero no contra gases o vapores. 

     

    Las máscaras KN95 son el equivalente chino de una máscara N95 en USA.

     

    Un respirador N95 legítimo está marcado con el texto "NIOSH" o el logotipo de NIOSH, la clase de filtro ("N95"), un número de aprobación "TC" del formulario XXX-XXXX, el número de aprobación debe aparecer en el Lista de equipos certificados por NIOSH y debe tener diademas en lugar de orejeras.

     

    El respirador N95 requiere una malla fina de fibras de polímero sintético, específicamente una tela de polipropileno no tejido. Se produce mediante soplado en fusión y forma la capa de filtración interna que filtra las partículas peligrosas. 
     

    Esto va para largo

     

    Realizar un concurso de diseño para encontrar una máscara o tapabocas "mejor" refleja el papel cada vez mayor que las máscaras o tapabocas pueden desempeñar en el futuro, incluso después de que la mayoría de las personas estén vacunadas. 

     

    Existen múltiples problemas que obstaculizan el uso de la mascarilla / tapabocas, y abordar las quejas en el diseño es una dirección, pero otro gran problema es la disponibilidad. 

     

    Los fabricantes de máscaras aún no pueden satisfacer la demanda de manera constante.

     

    Por ejemplo, todavía no es tan fácil como debería serlo obtener N95 y KN95, 2 tapabocas recomendadas con frecuencia que ofrecen un paso adelante en la filtración de las variedades de cepas. 

     

    Los efectos a largo plazo de la deslocalización de la fabricación de suministros médicos han afectado la disponibilidad, pero también la escasez de materiales clave para la fabricación. Por ejemplo, los textiles fundidos. 

     

    También está la cuestión de las máscaras o tapabocas falsificados. Según los CDC, alrededor del 60% de los KN95 que hay en USA no son tan efectivos para filtrar las partículas de COVID-19 como podrían indicar sus etiquetas.

     

    La fecha límite para la presentación a la fase 1 del Desafío de Innovación de tapabocas es el 21/04.