Jueves 13.5.2021

Conocé cuáles son las empresas que más contaminan en Argentina

Para hacer del mundo un lugar más saludable es necesario tener una mayor conciencia de los productos que consumimos todos los días.
 

Por Redacción

  • sobre

Este jueves se celebra el Día de la Tierra alrededor del mundo, un día que tiene como objetivo concientizar sobre la situación de riesgo en la que se encuentra nuestro planeta y qué acciones podemos promover para que sea un mejor lugar.

 

Existen miles de maneras para aportar nuestro “granito de arena” pero uno importante y fundamental es dejar de consumir de grandes empresas que dañen el ecosistema. 

Por esta razón, a continuación resaltamos aquellas empresas que más contaminan en Argentina, nuestro país. 

 

Las empresas que más contaminan en Argentina

 

En Argentina, la agricultura es el principal contaminante por su dependencia de agroquímicos y sus emisiones de gases de efecto invernadero, como el metano.

 

Dentro de esto tambien entra en consideración la contaminación del agua por el vertido de desechos industriales y pesticidas es uno de los principales problemas que afectan a las poblaciones y al ambiente de Argentina y, en ese contexto, el Riachuelo es una de las principales víctimas.

 

En este sentido, la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) elaboró un listado desde 2011 en el que aparecen 1370 firmas.

 

De estas, el 42% se adecuo a las normas pero a febrero pasado seguían en infracción el 58%, incluidas multinacionales, que en muchos casos se comportan mejor en sus países de origen, y grandes compañías nacionales, así como también pymes. 

La contaminación industrial constituye una de las tres fuentes de contaminación del río que divide la ciudad de Buenos Aires del sur del conurbano, y que es uno de los diez más sucios del mundo. Las otras son los residuos cloacales y sólidos.

 

En la lista figuran los supermercados Coto, la fabricantes de materiales de la construcción Parex Klaukol, Alfajores Jorgito, Coca-Cola Femsa (embotelladora mexicana de la compañía estadounidense), la firma de cosmética Silkey, los laboratorios Bio Sidus, Biogénesis Bagó y Roemmers, las avícolas Granja Tres Arroyos y Proteinsa (ex Rasic), las empresas de colectivos La Nueva Metropol, Andesmar, El Rápido, Nueva Chevallier, Monsa y Dota, YPF, la petrolera Puma, Petrolera del Cono Sur (de la estatal venezolana PDVSA), el mayorista Makro, Aeropuertos Argentina 2000, la constructora Helport, Shell (como sociedad independiente de Raízen), Axion Energy, la embotelladora de aguas Siffredi, Walmart (por un local que vendió y ahora pertenece a Día), el frigorífico Swift, el Automóvil Club Argentino (ACA), la recolectora de residuos Covelia, la química Air Liquide, Mercedes-Benz, la colchonería Simmons, la cerealera Cofco (pero por una planta que le transfirió y en la actualidad corresponde al grupo Beltrán), la alimenticia Molinos Río de la Plata, la elaboradora de productos de higiene Clorox y la estatal de asistencia a aviones en tierra Intercargo, entre las de mayor renombre. 

 

Coto es la empresa que más aparece en el listado, con 20 establecimientos y, si bien comentan que ya presentaron los planes para la adecuación de la mitad de ellos, todavía esperan respuesta de las autoridades. 

Por otro lado, aparece Coca-Cola Femsa que en 2013 fue clausurado un establecimiento en Ezeiza por vuelco de líquidos efluentes, al año siguiente se reabrió al presentarse un plan de reconversión industrial, pero, como no se instrumentó, volvió a aparecer en la lista de agentes contaminantes en 2019.

 

El listado completo de la Acumar, cuyo presidente es Martín Sabbatella, se puede consultar aquí.

 

Otras grandes industrias que contaminan

 

Energía:

 

Desde 1990, la industria de la energía demostró una duplicación de sus emisiones de dióxido de carbono.

 

Las subactividades que la componen, como producción de energía hidroeléctrica y termoeléctrica, refinación del petróleo y fabricación de combustibles sólidos, en nuestro país totalizan el 30% de la emisiones de gases de efecto invernadero derivados de la combustión. 

 

En Argentina, estas son: EDESUR, EDENOR, ENRE en Capital Federal y Gran Bs. As; EDEA, EDEN, EDES Y OCEBA en Provincia de Buenos Aires; EDELAP en GBA y La Plata; ECS.A.P.E.M Energía Catamarca S.A.P.E.M en Catamarca; SECHEEP en Chaco; EPEC en Córdoba; DPEC en Corrientes; ENERSA S.A Y EPRE en Entre Ríos; Servicio Eléctrico de Recursos y Energía Formosa en Formosa; EJE S.A en Jujuy; APE en La Pampa; EDELAR en La Rioja, EDEMSA Y EDETE S.A en Mendoza; EMSA en Misiones; EPEN en Neuquén; EDERSA en Río Negro; EDESA en Salta; ESJ S.A en San Juan; EDESAL S.A en San Luis; EPESF en Santa Fe; EDESE en Santiago del Estero y EDET en Tucumán.

 

Moda:

 

De acuerdo a UN Today, se utilizan 2.400 sustancias químicas distintas para el procesamiento de prendas, y el 30% de aquellas son riesgosas para la salud humana.

 

Por otro lado, para producir un kilo de algodón (suficiente para un par de jeans), se requieren 10 mil litros de agua, el equivalente a lo que una persona toma en 10 años.

 

En la cuenca Matanza- Riachuelo, son destacables las curtiembres debido a su elevada demanda de agua (130 litros por m2) y el intensivo uso de productos químicos, como sales de cromo para el curtido o sustancias con alto contenidos de nitrógeno, que exacerban la eutrofización de las aguas al ser volcadas.

 

En este sentido, unas 14 curtiembres aparecen en la lista de ACUMAR.

 

Una es Sadesa, la de la familia de Marcos Galperin. Las otras son Tortosa, Biondo, Don Luis, Cefalo, Torres, Liotti, Napolitana, San Antonio, Martinov, Fieno, Urcioli, Di Palma y Gonella.

 

Automovilística

 

La fase del uso del automóvil, que nos involucra a nosotros como usuarios, es responsable del 80% del consumo de energía primaria total del ciclo de vida de un automóvil.

 

Sus emisiones durante su uso es mayor que la generada en cualquier otra etapa del ciclo de vida, prácticamente debido a su alta dependencia de combustibles fósiles.

 

Es así como se vuelve crucial la transición de su producción hacia energías limpias.

 

Asimismo, durante su fabricación, las operaciones de pintado y recubrimiento determinan el 56% de las emisiones atmosféricas de su ciclo de vida. Los impactos también persisten en la disposición final de neumáticos o autopartes, que si bien es dependiente de la composición del material de los vehículos, resaltan en su obsolescencia programada: las partes se actualizan constantemente, lo cual impide su reciclado post desmantelamiento.